• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El orgasmo es una de las sensaciones más placenteras que puede llegar a experimentarse durante la relación sexual y consiste en la descarga repentina de contracciones musculares rítmicas en la región pélvica. Ahora, también se plantea como una terapia para tratar algunos padecimientos.

    Un estudio presentado recientemente por el psicólogo estadounidense, Barry Komisaruk, propone la indicación médica de los orgasmos como tratamiento para combatir trastornos como la ansiedad, depresión, adicciones o como alivio de los dolores de espalda.

    Luego de 30 años de investigación, el especialista describe algunos de los beneficios de la estimulación vaginal y cómo pueden estimular las áreas principales del cerebro, para tratar de encontrar posibles usos terapéuticos del mismo. Con ello, el médico encontró evidencias de que la orgasmoterapia tiene la capacidad de bloquear el dolor.

    Durante el experimento, las pacientes fueron introducidas en cajas de resonancia magnética con el encargo de estimular su vagina hasta alcanzar el orgasmo. La monitorización cerebral de este proceso lo condujo a interesantes conclusiones, publica Juventud Rebelde.

    El especialista señala que en el cerebro hay una zona llamada núcleo accumbens que es el área del placer, la cual es activada por sustancias como la nicotina, el chocolate, y también por los orgasmos, los cuales producen un incremento del flujo de sangre y de oxígeno en la cabeza proporcionando al cerebro de grandes cantidades de nutrientes.

    La terapia orgásmica es el método de emplear el orgasmo como estado natural del cuerpo y mente en un momento dado, para aliviar o mejorar problemas físicos y/o emocionales como: estados de tensión, estrés, mal humor, depresión, fatiga, dolor de cabeza, migraña, nerviosismo, ansiedad, falta de concentración, etc.

    Al experimentar uno, las hormonas de la felicidad, como endorfinas, oxitocina, serotonina son liberadas. De todo el cuerpo, felizmente de forma positiva, uno de los primeros beneficiados es el sistema inmunológico. Al tener orgasmos regulados, se puede crear y mantener el estado de buen humor, tranquilidad, disminuir la irritabilidad, el nerviosismo o el estrés.

    A.L.

    ¡Atención hombres! Cinco posiciones que garantizarán el orgasmo femenino

    Multiorgasmos masculinos: Hombres también son capaces de experimentar el éxtasis

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...