• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una agresión sexual sufrida en la infancia  podría quedar grabado físicamente en el código genético de las víctimas, así lo señala un estudio de científicos  de la Universidad de Harvard en Estados Unidos (EE.UU.).

    El estudio  arrojó que los  diversos tipos de abuso emocional, físico o sexual se imprimen en el ADN (Ácido desoxirribonucleico).

    En su trabajo, los investigadores llegaron a la conclusión de que el abuso infantil  podría reprimir la transcripción genética “está asociado con la metilación del ADN“, lo que posiblemente puede tener “implicaciones para el desarrollo de la descendencia”.

    La metilación modifica la función del ADN cuando se encuentra en el gen promotor (el hombre). Es un proceso mediante el cual se agrega una estructura denominada grupo metilo a una cadena de ADN. Las marcas de metilación en el ADN también fueron descritas como “cicatrices moleculares” por algunos expertos, recoge un artículo publicado por The Independent.

    El estudio recabó muestra de semen de  34 hombres, 22 de los cuales habían sufrido abusos cuando eran niños. Analizadas las muestras  los investigadores se percataron de  diferencias entre datos genéticos de las personas que no sufrieron abuso cuando eran pequeños  y los datos de víctimas de maltrato infantil.

    Se  detectaron alteraciones conocidas como metilación del ADN, proceso que puede influir en el funcionamiento de células.

    Con este resultado se descubre que los efectos del trauma se imprimen en el código genético. En el caso de la investigación se evidenció que los efectos del  shock causados en la niñez  se imprimieron  en 12 regiones del ADN de aquellos hombres que habían experimentado diversos tipos de abuso emocional, físico o sexual.

    “La metilación del ADN es como un interruptor que controla la intensidad de cada luz, lo que a su vez puede influir en el funcionamiento de las células”, comentó a AFP Nicole Gladish, investigadora en el Departamento de Genética Médica de Harvard.

    El estudio  podría servir para obtener pruebas para uso médico o incluso como evidencia de un abuso en cualquier caso judicial,  debido a que el grado de metilación cambia con el tiempo, los científicos fueron capaces de determinar aproximadamente la edad en que se produjo el trauma.

    Por su parte, la autora principal del estudio, Andrea Roberts, señaló que los resultados “nos acercan al menos un paso” hacia la solución del misterio de si el trauma puede transmitirse de una generación a otra.

    Con información de RT

    DS.

    Continúa leyendo

    Estudios de ADN exculpan a pareja chilena detenida en Perú por trata infantil

    Científicos editan ADN de virus y ahora fabrican oro

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...