• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Las alergias son una afección en la que el sistema inmunológico reacciona de forma anormal frente a una sustancia extraña, suelen ser comunes y todas las personas en algún momento de la vida hemos pasado por una. Sin embargo, un hombre pasó el susto de su vida al descubrir que la supuesta alergia que sufría durante un tiempo, era algo mucho más grave.

    Greg Phillpotts, un hombre residente de la ciudad de Nueva York, en Estados Unidos, pensó que tenía una grave alergia pues su nariz desde hace cinco años goteaba de manera constante, uno de los síntomas característicos de este diagnóstico que suele afectar las vías respiratorias, las fosas nasales, la piel y el aparato digestivo.

    Increíblemente, luego de pasar por varios médicos, determinaron que no se trataba de una simple mucosidad sino una fuga de líquido cefalorraquídeo. “Estaba preparando la comida de pie en la cocina y eso se añadía a los ingredientes arruinando toda la cena”, explicó el afectado en relación con las gotas que caían siempre por su fosa nasal izquierda y que -asegura- le afectaban todo el tiempo, independientemente del lugar donde se encontrara.

    “Podrías estar en cualquier parte. Podrías estar en el avión, podrías estar hablando con alguien y esto se te escapa de la cara”, dijo Phillpotts, quien se trasladó al condado de Johnston hace dos años desde Nueva York después de que su esposa se jubilara. “Me tenía que meter pañuelos en la nariz”, agrega.

    De acuerdo con medios locales, consultó a varios médicos pero siempre le daban diagnósticos erróneos, desde neumonía hasta bronquitis. Finalmente, después de que el pasado febrero empeoraran los síntomas, acudió al doctor Alfred Iloreta, del hospital Mount Sinai, y después de varios análisis le explicó la causa de su malestar, el cual pudo haberle causado una meningitis.

    “Es la fuga del líquido que rodea el cerebro para amortiguarlo, principalmente para protegerlo de golpes o traumas”, afirmó el doctor añadiendo que “a veces, cuando se produce esta fuga de líquido del cerebro, puede evolucionar hacia lo que llamamos una infección ascendente. Por lo tanto, las bacterias pueden viajar desde la nariz hasta el cerebro y causar meningitis”.

    Los médicos tuvieron que realizar una cirugía de cráneo mínimamente invasiva utilizando un colgajo de tejido extraído del cuerpo de Phillpotts para corregir el problema. “¿Alguna vez has estado tan congestionado que no puedes respirar? De repente puedes respirar de nuevo y ¡qué alivio!”, explicó el paciente tras la operación, reseña Periodista Digital.

    A.L.

    Diputados piden al Gobierno incorporar las alergias alimentarias en el plan AUGE

    La ciencia al fin descubre cómo se ve la tristeza en el cerebro

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...