• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La vida fuera de la Tierra podría ser de un intenso color púrpura. Esa es la conclusión de un nuevo estudio recién publicado en International Journal of Astrobiology por la microbióloga Shiladitya DasSarma, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland y Edward Schwieterman, de la Universidad de California (EE.UU), destacó el portal del periódico español ABC.

    “Los investigadores argumentan que también aquí, en nuestro planeta, mucho antes de que las plantas verdes empezaran a aprovechar el poder del sol para obtener energía, existieron diminutos organismos de color púrpura que hacían lo propio”, indicó la reseña. Y algo similar podría estar sucediendo, también, en otros planetas.

    Según DasSarma, “los astrónomos han descubierto ya miles de nuevos planetas extrasolares, y están desarrollando la capacidad de observar biofirmas en sus superficies gracias a la luz que reflejan estos planetas.

    Ya existen formas de detectar clorofila desde el espacio, pero junto al verde, los científicos también deberían comenzar a buscar el púrpura”.

    Teoría púrpura se desarrolla desde el 2007. Foto Web.

    La idea de que aquí, en la Tierra primitiva, la vida era de color púrpura no es nueva. De hecho, la propia DasSarma y sus colegas desarrollaron la teoría en 2007.  Las plantas y las algas fotosintéticas utilizan la clorofila para absorber la energía del sol, pero no absorben la luz verde.

    Algo bastante extraño, porque la luz verde es muy rica en energía. Por eso, opinan DasSarma y sus colegas, es posible que “algo más” ya estuviera usando esa misma parte del espectro cuando aparecieron los primeros fotosintetizadores de clorofila.

    Según los investigadores, ese “algo más” eran organismos muy simples, pero capaces de capturar la energía solar gracias a una molécula llamada retinal, que es la que proporciona las bases químicas de la visión. En efecto, los pigmentos retinales absorben muy bien la luz verde.

    Y a pesar de que no son tan eficientes como la clorofila a la hora de capturar energía solar, tienen la ventaja de ser más simples, lo que significa que pudieron aparecer antes en el planeta.

    Otras notas de interés:

    El Duende: nuevo planeta enano descubierto en el sistema solar

    (+Vídeo) Astrónomos publican foto de un planeta recién nacido

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...