• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    “Eres muy oscura, deberías blanquear”. Ese comentario lo leyó Eden minutos después de subir una foto a su cuenta en Instagram.

    Ella es una de las 55 millones de mujeres en el mundo que, al menos una vez en su vida, han sido atacadas por su apariencia física, con comentarios vulgares y ofensivos en Internet y en las redes sociales. 

    Consiste en un fenómeno desenfrenado que tiene nombre: “belleza ciberacoso”. Y no le sobra a nadie, incluso a personas influyentes y famosas, figuras de negocios, modelos, se explica en un reporte publicado por el diario Repubblica.it.

    Rimmel, una de las empresas inglesas líderes en el sector de la cosmética, realizó investigaciones en 10 países de todo el mundo, entrevistando a 11 mil jóvenes entre 16 y 25 años.

    El 65% de las encuestadas dijeron que habían perdido confianza en sí mismas debido a los insultos que recibieron. Foto Web.

    El estudio arrojó que cada año se eliminan hasta 115 millones de imágenes de las redes sociales debido al “ciberacoso de belleza”.

    El 65% de las encuestadas dijeron que habían perdido confianza en sí mismas debido a los insultos que recibieron, mientras que el 44% desarrollaron problemas con drogas, alcohol, autolesiones o trastornos de la alimentación.

    Un fenómeno que quizás todavía esté subestimado, considerando que el 57% de las víctimas no cuentan su experiencia a nadie.

    Para centrar la atención en el acoso cibernético de belleza, Rimmel lanzó la campaña #IWILLNOTBEDELETED “No me doy” con tres objetivos.

    Uno: iniciar una conversación global sobre el tema involucrando a personas influyentes y jóvenes que han experimentado el problema de primera mano.

    Dos, utilizar las plataformas sociales de Rimmel para promover la individualidad de la belleza y la libertad de expresión.

    Tres: ofrecer una herramienta de ayuda concreta para las víctimas.

    En el sitio web de ayuda habrá una sección dedicada al “ciberacoso de belleza” con videos e historias de quienes lograron ganarla. Foto Web.

    Para este tercer objetivo, la compañía de belleza londinense colaborará con la Fundación Cybersmil, una organización internacional sin fines de lucro comprometida en la lucha contra todas las formas de abuso digital. 

    Juntos darán vida al “Asistente de Cybersmile”, una aplicación que dirigirá a los usuarios a las líneas y organizaciones de asistencia.

    Además, en el sitio web de la marca habrá una sección dedicada al “ciberacoso de belleza” con videos e historias de quienes lograron ganarla.

    Otras notas de interés:

    ¡No calles ante el acoso laboral. Denúncialo!

    Municipio peruano multará con dinero el acoso sexual callejero

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...