• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Lo que pareciera el argumento de una telenovela mexicana o de una película de Pedro Almodóvar, es una historia extraída de la realidad misma.

    El protagonista: David Mossé, un francés que llegó a las costas de Rímini, Italia, con una vieja fotografía que le entregó su madre.

    Se trata de la única evidencia que Nadine, su progenitora, guardó durante 50 años y que deja ver físicamente a su padre biológico.

    El hombre de 49 años, residente de la ciudad francesa de Marsella, solamente sabe que fue concebido en Rímini en el verano de 1968. Su madre, de vacaciones en la costa de Romaña, conoció a un hombre de cabello oscuro, y producto de ese amor, nació David nueve meses después.

    La foto en la que aparece su madre junto con su presunto padre, fue impresa en algunos folletos y colocada repetidas veces en el centro de la ciudad.

    “Tal vez mi padre es el hombre que se muestra en la foto con mi madre”,  dijo Mossé al diario local Il Resto del Carlino,”si alguien lo reconoce, contácteme. No quiero dinero, ni nada extraño, solo quiero encontrar mis raíces”.

    David no tiene la certeza de que su padre biológico sea el de la fotografía. Su madre, recién salida de un coma,  no recuerda quién es el hombre de la foto. O tal vez no quiere recordar.

    “No puedo descartar que ella haya tenido más de un encuentro en esas vacaciones, admite, pero está seguro de que, aunque no fuera su padre, podría recordar algo, aunque hayan pasado 50 años.

    Nadine quedó embarazada a los 22 años, en agosto de 1968, durante las vacaciones. “Nunca quiso decirme quién era mi padre”, dijo Mossé. “Cuando yo tenía 5 años ella se casó, pero siempre supe que su marido no era mi verdadero padre, a pesar de que él me trató como a un hijo”.

    La posibilidad de que su padre pueda ser italiano lo supo apenas hace unos meses. “Mi madre estaba muy enferma, entró en coma pero luego se recuperó”, afirmó.

    “Me di cuenta que si no develo este enigma, nunca sabré de dónde vengo y quién es mi padre. Lo puse en espera y ahora cedí. Esa foto, de la que nunca me había hablado, viene de su amiga Claudette. Y la misma Claudette confirmó: “Tu padre era italiano”.

    “No pido nada, solo quiero saber qué tipo de persona es, qué hace, me gustaría conocerlo. Puede ser que todo termine después de una reunión, cómo también podría surgir un vínculo más profundo”.

    “La llamada de la sangre, en definitiva, es la necesidad de saber algo más sobre ti”, expresó David que ha distribuido un número de teléfono y un correo electrónico para ser contactado por cualquier persona que pueda ayudarlo a reconstruir su historia.

    Otras notas de interés:

    Messi sobre sus hijos: “Thiago es un fenómeno, pero Mateo es un hijo de puta”

    15 hijos de famosos que no sabías que son supermodelos

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...