• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un pasajero de British Airways decidió demandar a la aerolínea británica en la que exige una indemnización de más de 12.800 dólares (unos 10 mil euros), por supuestas lesiones en la espalda como consecuencia de haber viajado durante doce horas sentado al lado de una persona que presuntamente tiene sobrepeso.

    Se trata de Stephen Prosser, un turista de 51 años de edad, quien se queja de que el puesto de al lado suyo se lo hayan asignado a un hombre “del tamaño de Jonah Lomu” (legendario exjugador de rugby neozelandés) durante un vuelo entre Bangkok (Tailandia) y Londres (Reino Unido).

    “Era tan grande que tuvo que hacer un gran esfuerzo para pasar sus nalgas entre los apoyabrazos de los asientos”, dijo el demandante, quien mide 1.60 metros y es ingeniero civil. Su compañero de viaje, en cambio, medía 1,93 metros, pesaba unos 140 kilos y llevaba las rodillas pegadas al asiento de adelante, publican medios de comunicación locales.

    El viernes, la corte del condado de Pontypridd escuchó al afectado -que trabajaba por cuenta propia-, quien aseguró que el compañero de viaje “se sentó con las rodillas pegadas al asiento de delante y el resto de su cuerpo se estaba inflando en mi asiento unos centímetros”. “Fui inmediatamente consciente de que esto iba a ser problemático para mí y podía sentir el peso de su volumen puro ejerciendo presión lateral en la parte superior de mi cuerpo”, agregó.

    El pasajero señala también que la tripulación de la aerolínea no escuchó sus quejas por la situación y se negó a cambiarlo de asiento bajo el argumento de que “todo el vuelo estaba lleno”, en cambio fue obligado a viajar en “una postura antinatural”. Esto agravó una lesión de columna que ya sufría desde hacía 12 años y le impidió, al regreso del viaje, realizar horas extras en su trabajo con lo cual el viaje le hizo perder ganancias, reseña el portal de noticias Clarín.

    Prosser, de Penygraig en Tonypandy, al sur de Gales, dijo que el incidente ocurrido en el mes de enero del año 2016 lo dejó con un espasmo continuo en la espalda y una lesión que causó que su articulación sacroilíaca en la parte inferior de su columna vertebral funcionara mal.

    Por su parte, Timothy Salisbury, en representación de la empresa aérea dijo que el pasajero estaba exagerando y que la tripulación describió al pasajero como alto pero sin sobrepeso. Chris McLindon, el gerente de servicio al cliente a bordo del vuelo, dijo en una declaración de un testigo que Prosser no parecía sentirse incómodo y “a veces estaba dormido”.

    A.L.

    ¿Discriminación? Mujer mexicana fue excluida por sus compañeros en el Master Chef

    Cirugía bariátrica ofrece más longevidad a pacientes con diabetes y obesidad

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...