• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    A menudo juzgamos “apresuradamente” a los que comienzan a preparar el árbol de Navidad mucho antes que el calendario marque diciembre. Pero ¿estamos seguros de que empezar a decorar la casa con mucha antelación está mal?

    Según la ciencia, aquellos que preparan las decoraciones navideñas con mucha antelación serían más felices que los demás. Muchos especialistas piensan en la veracidad de esta tesis.

    Una de ellas es la psicoterapeuta Paola Gaetano, para quien “las festividades navideñas tienen el mérito de ayudar a reavivar los recuerdos positivos, quizás de los seres queridos que aún están vivos”, señaló en entrevista para la Repubblica.It

    La temporada navideña puede reavivar recuerdos positivos. Foto Web.

    Según el psicólogo inglés Steve McKeown, fundador de la organización sin fines de lucro MindFixers y McKeown Clinic, sumergirse en la atmósfera navideña “nos mantiene en contacto con el niño que hay en nosotros, lo que hace que las responsabilidades y los problemas de la vida adulta parezcan más distantes.”

    Señaló que “en un mundo lleno de estrés y ansiedad, las personas asocian lo relacionado con la Navidad con la felicidad, evocando sentimientos fuertes vinculados con la infancia. Las decoraciones son simplemente un ancla de las emociones y la emoción de cuando éramos niños”.

    Agregó que “quienes se sienten felices al acercarse a las festividades navideñas, sin duda experimentan una recreación de su infancia, es decir, esa dimensión de esperanza, confianza, calidez y sorpresa que forma parte de una infancia feliz”, explicó, por su parte, Paola Gaetano.

    Aquellos que preparan las decoraciones navideñas con mucha antelación serían más felices que los demás. Muchos especialistas piensan en la veracidad de esta tesis. Foto Web.

    “La Navidad es un retorno a una dimensión de dulce espera, en la cual todos los compromisos se suspenden para estar juntos. Es hermoso, si se vive en de esta manera”, afirmó la especialista.

    En conclusión, aquellos que experimentaron traumas, pérdidas o separaciones pueden sentir muchas heridas reabriéndose con la Navidad, hasta caer víctima de los llamados blues navideños. 

    Pero quién sabe cómo entusiasmarse con los preparativos y la espera, y se siente feliz de preparar luces y adornos, no hay mejor opción que comenzar a tiempo, incluso con mucha antelación. Bajar a la bodega de la casa para recuperar las decoraciones solo te hará sentir mejor.

    Otras notas de interés:

    Cena típica de Navidad, ¿cómo lo celebran alrededor del mundo?

    Autoridades llaman a respetar feriados irrenunciables de Navidad y Año Nuevo

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...