• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Padres y madres luego de recibir el diagnóstico médico de que sus hijos tienen la condición de autismo, en medio de la desesperación buscan cientos de alternativas que les puedan garantizar una mejor calidad de vida y desarrollo, por lo que acuden a cualquier práctica que les permita ver mejoras en el comportamiento del niño.

    Valiéndose de esta vulnerabilidad, existen personas que aseguran tener un tratamiento o la “cura”, convenciendo a muchos representantes de que confíen en el mundo de la psudociencia que contempla asistencia a charlas, conferencias, reuniones, grupos cerrados en las redes sociales y canales de televisión propios.

    Emilio Molina, vocal de la red de prevención sectaria y de abuso de la debilidad (RedUNE) y vicepresidente de la Asociación para Proteger al Enfermo de las Terapias Pseudocientíficas (APETP), explica que “actúan como una secta 2.0. Se trata de grupos que pueden operar a gran escala en internet y, en el caso de estas pseudoterapias, aprovechan la vulnerabilidad de los padres para lavarles el cerebro”.

    Todo empieza con incularles la idea de que la medicina no es fiable, las farmacéuticas perjudican más que ayudar y todo es fruto de una gran conspiración. El mensaje va calando poco a poco hasta que, quienes lo aceptan, cambian incluso su manera de expresarse, publica el portal web El Periódico en un artículo.

    Estas sectas pseudosanitarias se forman alrededor de grupos cerrados de Facebook y WhatsApp en los que los curanderos explican los pasos a seguir para “recuperar” a los niños. En estos foros, minimizan la efectividad de la medicina científica asegurando que a esta no le interesa sanar enfermos, bajo el discurso de que solo “quieren lucrarse con el autismo”.

    Muchos padres y madres de niños con autismo se introducen en el mundo de la pseudociencia pensado que no tienen nada que perder. “Cuando ya han estado invirtiendo tiempo y recursos se niegan a reconocer que han sido engañados y lo defienden a ultranza”, destaca el vocal de Redune.

    Por su parte, la coordinadora de CEPAMA (Comité de Promoción y Apoyo de la Mujer Autista), Carmen Molina, asegura que escapar de la secta 2.0 es difícil. “Los que están abducidos, están abducidos. Y los que no lo están intenta salirse pero reciben amenazas muy fuertes”, explica.

    A.L.

    Un nefasto químico se ha relacionado estrechamente con el autismo

    (Video) Indignante: Maestra fuera de control arrastra a niño con autismo por el pasillo del colegio

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...