• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Estados Unidos (EE.UU.) anunció en 2016 el inicio de una nueva investigación para “proteger cultivos en peligro”, sin embargo,  cinco científicos y académicos europeos cuestionaron los fines del programa anunciado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (Darpa) del Pentágono.
    “¿Por qué utilizan insectos? Podrían emplear sistemas de pulverización. Usar insectos como un vector para diseminar enfermedades es un arma biológica clásica”  así lo señaló Silja Voeneky, profesora de derecho internacional en la Universidad de Friburgo, Alemania.
    Con la preocupación que ha causado el estudio de la nación norteamericana  los  cinco investigadores  europeos  hicieron una publicación en  el periódico  Science bajo el título ¿Investigación agrícola, o un nuevo sistema de armas biológicas? en la nota difunden  una serie de preguntas  que orientan a que se podría estar creando un arma no pacífica.
    La tecnología planteada es más factible como arma para matar plantas” así lo indicó el científico Guy Reeves, otro de los coautores, y biólogo del Instituto Max Planck de Biología Evolutiva de Alemania.

    Según las autoridades estadounidenses, el propósito de ese proyecto es estudiar si los insectos pueden ser reclutados para combatir la pérdida de cultivos durante emergencias agrícolas.

    El plan según el Pentágono  es garantizar que los cultivos críticos como el maíz o el trigo, vulnerables a una sequía, una plaga natural o un ataque repentino por un arma biológica, sean recuperados, para lograr este objetivo  los insectos portarían virus de ingeniería genética que podrían implementarse rápidamente de generarse algún fenómeno natural. 

    El concepto prevé que los virus hagan modificaciones genéticas que protejan a las plantas inmediatamente, precisó el diario The Washington Post.

    Si la preocupación de los investigadores del viejo continente fuera cierta EE.UU. estarían  violando  la Convención de Armas Biológicas, señalaron los expertos de instituciones de Alemania y Francia.

    Ante estos señalamientos Darpa, rechazó el artículo de Science, al destacar que  la investigación se desarrolla abiertamente.  Han manifestado que el  programa tiene únicamente fines pacíficos y que cuenta con  niveles de salvaguardas incorporados en los protocolos.

    Voeneky, reiteró que existe el riesgo de que el proyecto no se vea justificado por fines pacíficos.

    La académica sostuvo que la situación es alarmante porque  los insectos  pueden  ser desplegados de forma barata y secreta por parte de actores malévolos.

    Con información de Prensa Latina
    DS.

    Continúa leyendo

     

    18 técnicas de agricultura orgánica sostenible

    La agricultura familiar produce el 80% de los alimentos a nivel mundial

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...