• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Científicos no han dejado aún lado el estudio de la evolución del homo sapiens, por lo que con el tiempo se han encargado de estudiar los cambios de los rostros humanos al pasar del tiempo.

    Esto con la finalidad de saber cómo será un rostro en los años próximos y de cómo será el rostro de un pariente cercano con el pasar del tiempo.

    Penny Spikins, científico de la Universidad de York, cree que el ser humano es la especie más expresiva del planeta.

     

     

    “En términos faciales, somos el animal más expresivo de la Tierra, capaces de recrear alrededor de 50 gestos”, agregó el genetista Adam Wilkins. A lo que enfatizó, “eso ocurre porque tenemos un conjunto completo de músculos, los miméticos, que solo se encuentran en los mamíferos. Por eso, otros vertebrados (un caballo o un perro) no son expresivos facialmente: carecen de la capacidad total de mover la piel de sus caras”.

    Sociales y expresivos

    El especialista explicó que los cambios de la cara se asocian al tamaño y la evolución del cerebro, permitiendo que tengamos más formas expresivas, además, somos seres sociales y necesitamos de los gestos.

     

     

    Continúan estudios sobre la evolución facial de los humanos

    Wilkins, explicó que “somos los seres más expresivos, nuestra estructura facial está lejos de ser perfecta (…) Nuestros ojos están muy juntos y miran hacia adelante, los arcos dentales humanos son desproporcionadamente pequeños en relación con el resto del cuerpo: tenemos dientes muy chicos. Es decir, las características físicas de nuestra cara son inusuales”.

    “El mundo se encuentra superpoblado, con millones de seres humanos viviendo en espacios reducidos, la cara sigue y seguirá jugando un papel clave en nuestras vidas. Por lo tanto, continúa su evolución. Desde un punto de vista esquelético, posiblemente se seguirá produciendo una reducción de la mandíbula, como desde hace dos millones de años. Eso cambiará el aspecto, en algunas personas más y en otros menos, lo que contribuirá a una mayor variabilidad entre los humanos, aseguró Antonio Rosas, profesor e investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC, de Madrid.

     

    Por tanto Paul Palmqvist, científico de la Universidad de Málaga, concluyó que “Si nuestro cráneo sigue evolucionando, lo que llevaría a una cara más reducida, con órbitas oculares proporcionalmente mayores, un mentón de menores dimensiones y una bóveda craneal más globular y desarrollada. Eso sería lo esperable si continúa un proceso que se conoce como neotenia, que quiere decir alcanzar la adultez reteniendo características juveniles”.

     

    Continúa leyendo…

     

    La gente cambia: Estudio a gran escala confirma que nuestra personalidad está en constante evolución

     

     

    Investigadores observan en tiempo real la evolución de una nueva especie de ave en Galápagos

     

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...