• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La censura en las redes sociales de China, aplicada desde inicios de este año, continúa dando de qué hablar y el aire de “dictadura expresiva”sigue respirándose toda vez que los ciudadanos chinos deban lidiar con el llamado proyecto de Escudo Dorado, que bloquea aquellas páginas que puedan atentar contra el hermetismo y la “cibersoberanía” del país asiático.

    Muestra de ello son los términos que no pueden publicarse en Weibo, plataforma digital equivalente al Twitter, utilizada por, aproximadamente, el 30% de usuarios de Internet en China, cifra que asciende a unos 500 millones de personas.

    Si bien es una red social –relativamente restringida– que incorpora diversas características semejantes a las de Twitter a la hora de interactuar, durante este año ha tenido algunas limitaciones por cuestiones de “interés nacional”.

    Weibo actualmente cuenta con rigurosos controles sobre las publicaciones. De acuerdo con la periodista Rebecca MacKinnon, la red de microblogging cuenta con un cuerpo de mil personas dedicadas a controlar el contenido que aparece en ella. En pocas palabras o 140 caracteres, la discusión en línea está limitada.

    En tal sentido, existe una lista de términos bloqueados en el llamado “Twitter chino”, alguno de ellos dan risa.

    En Internet las personas tienen derecho relativo para expresar su descontento, pero el “Gran Cortafuegos Chino” deja bien claro cuales son esas palabras clave que no pueden publicarse o buscarse en esta red, que vale mencionar alcanzaba los 340 millones de usuarios mensuales activos en el primer trimestre de 2017, superando a Twitter.

    Cuidado al escribir

    Los términos de índole política que no pueden publicarse en Weibo son, entre muchos: Winnie the Pooh, por ser utilizado para burlarse de Xi Jinping desde 2013.

    El sueño del emperador, por el título de una película de marionetas animadas de 1947.

    Enrollar + mangas, una expresión del saludo público de Año Nuevo 2017 de Xi Jinping.

    Oponerse a Qing, restaurar Ming: eslogan de la campaña de los activistas de la dinastía anti-Qing.

    Cambiar la ley, Big River o “Big Sea 1949”, título de una colección de cuentos sobre la Guerra Civil China publicada en 2009 por un autor taiwanés.

    También están prohibidas Mi emperador, Larga vida, Ascender al trono, Poclamarse emperador, Reforma de Cien Días.

    También “Otros 500 años para el cielo”, un tema musical de la serie Kangxi Dynasty, de la Televisión Central de China, a menudo usado por ciudadanos para burlarse de los líderes que se aferran al poder. La expresión alude directamente al presidente Xi Jinping.

    Las restricciones de esta red llegan a tal punto que los periodistas, durante la cobertura de eventos oficiales del Gobierno chino, deben tener mucho tino y cuidar las palabras que utilizan en sus reportes.

    Otras palabras como “Xi JinP, No estar de acuerdo, Regla incapaz, Xi Zedong, Desvergonzado, Ir contra la corriente, Conducir hacia atrás, Me opongo, Larga vida al emperador, A través de las edades, Gobernar el mundo, De por vida, Esclavitud”. La lista no para y puede ser infinita.

    Alerta con las noticias falsas compartidas

    Por si fuera poco, Weibo dará a grupos mediáticos autorizados y al Gobierno la capacidad de etiquetar noticias compartidas como falsas. Los usuarios que las lean verán un indicador que alerta de que están ante una información falsa o engañosa.

    La propuesta la hizo el Comité Central del Partido Comunista de China a principios de año, pero no fue hasta ahora que se volvió hablar de ello. Esto quiere decir que los medios y las redes sociales, para poder operar, tiene que hacerlo bajo la supervisión del partido.

    Para este cometido, habrá 1.638 nuevos grupos de medios y 1.322 cuentas asociadas al Ejecutivo chino que también contarán con dicho poder, sin que Weibo intervenga. Los nombres de quienes conforman esta tropa no han sido revelados.

    Todo esto implica que “lo que escribas queda registrado por redes controladas por el partido único”.

    Un vaticinio de autoridad

    Las restricciones en la red social china no son tan descabelladas si se mira el panorama que vislumbran algunas autoridades de la red. Eric Schmidt, exdirector ejecutivo de Google, “predijo que la red de redes se bifurcará en dos versiones diferencias: una que estaría dirigida por chinos y otra bajo el mandado de estadounidenses”.

    Según declaraciones recogidas en noviembre por el portal Xakata, Schmidt estima: “Internet se fragmente en varias subrredes, cada una con accesos limitados y regulaciones diferentes”.

    “La Internet china es un porcentaje mayor del PIB, que es un número grande, que el mismo porcentaje de Estados Unidos, que también es un número grande. (…) Existe un peligro real de que junto con esos productos y servicios venga un régimen de liderazgo diferente al del Gobierno, con censura y controles”, reflexionó.

    ¿Quién manda?

    Según el informe Digital In 2018, elaborado por We Are Social, en colaboración con Hootsuite, en el mundo existen 3.196 millones de usuarios activos en las redes sociales, 42 % de la población mundial, que encuentran en estas plataformas la interacción con el mundo. De ellos 2.958 millones acceden a las redes sociales por medio de sus dispositivos móviles, 39 % de la población mundial.

    Sina Weibo fracasó en su intento de silenciar las voces de las comunidades sexo diversas y feministas

    (Video) Un perro lleva 80 días esperando en una carretera a su dueña fallecida

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...