• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Muy común se ha vuelto, sobre todo entre las mujeres latinas, llevar el cabello liso. Para lograrlo, las damas y también los caballeros, recurren a tratamientos con productos químicos que rápidamente se sustituyen por otros que van saliendo al mercado y que prometen ser aún más eficaces.

    Expertos advierten que el uso de estos productos es delicado y entre sus efectos secundarios están la alopecia, es decir la calvicie, también el cáncer. Actualmente los artículos más populares para alisar el cabello son la keratina brasileña, la cirugía capilar y la cera fría.

    Organizaciones de salud advierten que la aplicación de keratina no está libre de efectos secundarios,. Foto Web.

    La keratina brasileña es un famoso tratamiento con el que se pueden lograr dos resultados distintos: “Funciona para dejar lisa y sin frizz la cabellera o solamente para eliminar la estática. La diferencia para lograr estos dos resultados se encuentra en la cantidad de planchados a los que se somete cada mecha”, afirmó el estilista brasileño Carlo Oliveira.

    El ingrediente que hace efectivo este tratamiento es el formaldehído, mejor conocido como formol, que se utiliza disuelto en agua. No se debe de usar en concentraciones mayores a 0.1 ppm (partes por millón) en ningún producto para el pelo, pues por encima de esta medida está prohibido en diversas partes del mundo. Según un reporte del diario chileno La Nación, la keratina alisante no cuenta con registro del Instituto de Salud Pública, por lo que su uso es ilegal en ese país.

    El ingrediente que hace efectivo este tratamiento es el formaldehído, mejor conocido como formol, que se utiliza disuelto en agua. Foto Web.

    Carina Echeverría, estilista profesional chilena, con 20 años de experiencia, explicó en su blog informativo que el problema de los alisados está en la baja calidad de los productos que se emplean, generalmente por ahorrar costos. Considera la experta en peluquería que a ninguna persona se le debería caer el cabello por hacerse un alisado.

    Pese a la diversidad de opiniones, las organizaciones de salud advierten que la aplicación de keratina no está libre de efectos secundarios, algunos lo suficientemente graves como para justificar su prohibición.

    He aquí un vistazo a lo que hace que este tratamiento sea tan inseguro y sus males mayores:

    Caída del cabello:

    Muchas personas comúnmente se quejan de la caída del cabello justo después del tratamiento con keratina. En algunos casos, el cabello es visiblemente más delgado e  involucra la aparición de áreas de calvicie.

    Daño del cabello:
    El tratamiento capilar de keratina brinda una textura fabulosa y brillante a su cabello, pero por desgracia puede tener un aspecto seco y dañado tras unos pocos lavados.

    Reacciones alérgicas:
    Este tratamiento, a pesar de que dice ser natural, contiene productos químicos fuertes tales como el formaldehído y otros aldehídos; y pueden ocasionar síntomas similares a los de alergias como piel seca y con picazón; dermatitis o eczema.

    Riesgo de cáncer:
    El ingrediente activo en los alisadores de cabello es usualmente el formaldehído, el cual es un conocido irritante y carcinógeno, pero se requiere para disolver los enlaces químicos en el cabello y reestructurarlos. Sin embargo, la alta temperatura de la plancha utilizada en el tratamiento en combinación con la solución de keratina puede producir vapores, que son mucho más perjudiciales y aumentan el riesgo de desarrollar cáncer.

    Varias organizaciones gubernamentales y no gubernamentales como la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), la FDA y el Departamento de Salud del Estado de Nueva York han realizado estudios, en los que se encontró la presencia de formaldehído muy por encima de la cantidad recomendada, incluso en productos que dicen ser libres de la referida sustancia.

    Ésta es también la razón por la que algunos productos alisadores de keratina han sido prohibidos en Canadá. Por desgracia, la prohibición y el desconocimiento del consumidor han dado lugar a que algunos fabricantes utilicen nombres alternos y variantes del formaldehído.

    Otras notas de interés:

    A mujer japonesa se le cerró la vagina por falta de encuentros íntimos

     

    Dormir desnudo reduce el envejecimiento: se es más feliz cuando se sueña sin ropa

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...