• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Las plantas se reproducen todos los días eso forma parte de la naturaleza, pero lo intrigante de ese asunto es cómo lo hacen. Científicos empezaron a desentrañar el complicado apareamiento y han quedado sorprendidos con los resultados del estudio.

    Lo importante no es que las plantas organizan una fiesta y después de la media noche viven una vida loca cuando estamos durmiendo o mirando hacia otro lado. Sin embargo, igual que otro ser vivo dejaron ver su acto de amar.

    Los científicos de la Universidad McGill de Canadá explicaron que el esperma de la planta almacenado en el polen, debe fecundar el óvulo, que se encuentra en el pistilo. Posteriormente, el esperma debe atravesar el tallo de la mata y esto ocurre cuando el tubo de polen abre un pasadizo creado por las células que crecen entre 1 y 2 centímetros cada hora.

    La medida del grosor del tubo equivale a un pelo humano.

    En algunos casos, este pasadizo puede extenderse hasta 30 cm. Además, el grosor del tubo, juega un papel importante y su medida equivale a un pelo humano. Para apreciar el proceso, debemos imaginar que están entrando en acción.

    La creatividad en los estudiosos llevaron a levantar un “micro laboratorio” para poder lograr estudiar el crecimiento de un tubo de polen en directo, comentó Anja Geitmann,  líder del proyecto.

    “Hemos podido saber lo que sucede dentro del tubo de polen mientras este crecía. Además descubrimos que la presión del agua, así como la fuerza que estas pequeñas células ejercían a medida que se presentaba una fuerza de empuje a través del tejido vegetal para llegar a su destino, era el equivalente al aire que inyectamos en unas ruedas de un coche para hacerlo rodar”, detalló Geitmann.

    Las células son capaces de sentir y de responder a la resistencia física si algo evita su reproducción

    ¿Puede variar el tubo de polen tras conseguirse un obstáculo?, esto es lo que fascina a los científicos, debido a que el propio tubo puede cambiar su patrón de crecimiento.

    “Esto nos sugiere que las células son capaces de sentir y de responder a la resistencia física en su entorno. Es muy emocionante haber visto el proceso de cerca y nos deja con un montón de preguntas interesantes sobre la comunicación entre la parte masculina y femenina de la planta”, acotó el investigador.

    Sin embargo, en el estudio hacía falta una respuesta más y por eso, los científicos se plantearon la creación de una estructura microscópica con un manómetro incorporado que permitía dar paso a la energía que ejerce presión sobre ella. En ese sentido, pudieron demostrar cómo se desarrolla el proceso de reproducción sexual y cuál era la presión que realizaba.

    Continúa leyendo…

    Hallan nueva planta en Isla de Coco

    Pobladores sospechan que plantas pulpo provienen de vida extraterrestre

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...