• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Dicen que los checos caminan hasta la plaza central de Praga, donde está el edificio del Ayuntamiento y allí incrustado este artilugio medieval, y rezan para que el reloj no se detenga.

    La última vez que lo hizo fue en agosto de 2002 cuando la República Checa vivió una de las inundaciones más graves de su historia que dejó como saldo 17 muertos y 50 mil evacuados.

    El reloj también dejó de funcionar en 1939 antes de que los nazis invadieran Checoslovaquia.

    Casualidad o no, el Reloj Astronómico se alza sobre Praga desde 1410 y 24 veces al día ofrece un espectáculo –el mismo que observaran los transeúntes del S.XV- cada vez que se cambia de hora. El show consiste en el movimiento que cobran sus figuras alegóricas (como el esqueleto, por ejemplo, que representa a la muerte) y el paseo que realizan las representaciones de los doce apóstoles. Actualmente, el Reloj Astronómico es uno de los mayores atractivos turísticos de la capital Checa.

    Como si fuera poco, además de las horas el reloj también marca el mes, el año y la posición del sol y la luna con respecto a Praga.

    La leyenda cuenta que fue construido por el artesano Hanus Ruze y que fue tal la popularidad que cobró el reloj que los mercaderes se desviaban de sus rutas para pasar a verlo. Ante el furor que la nueva atracción causaba, los nobles de Praga citaron nuevamente a Ruze y le preguntaron si podría armar una estructura parecida. Él les dijo que probablemente sí y entonces, para que no pudiese existir réplica, le quemaron los ojos.

    Ruze, ciego y adolorido, le pidió a su aprendiz que lo llevara hasta la plaza para tocar su creación. Cuando llegó quiso suicidarse allí y destruir la maquinaria al mismo tiempo, pero lo segundo no pudo lograrlo: si bien dañó el mecanismo, el reloj pudo ser reparado.

    En 1992 el Reloj Astronómico de Praga fue declarado patrimonio universal por la UNESCO. Es el único reloj en todo el mundo que puede medir la hora babilónica, utilizada en la antigüedad por magos y alquimistas.

    praga

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...