• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Los tatuajes son una modificación temporal o permanente del color de la piel en el que se crea un dibujo, una figura o un texto y se plasma con agujas u otros utensilios que inyectan tinta o algún otro pigmento bajo la epidermis.​ Muchas personas han encontrado su fanatismo en esta práctica que utiliza el cuerpo como un lienzo para expresar arte.

    No hay limitaciones para realizarse uno, ni discriminación por género o raza. Tal es el caso de Glenys Coope una mujer de 77 años de edad que decidió cubrir todo su cuerpo con diferentes obras y expresar su amor por esta moda, tal como lo reseña un vídeo publicado por la BBC Mundo.

    Cuando conoció y eventualmente se casó con su esposo Walter, tuvo que dejar de lado el arte corporal, ya que él no aprobaba los tatuajes e incluso estuvo dispuesto a gastar el dinero que fuera necesario para que ella borrara quirúrgicamente los tatto que ya tenía.

    Sin embargo, ahora, muchos años después, Glenys está redescubriendo su amor por los tatuajes y reclamando su derecho a expresarse a través del arte corporal. Todo esto, después de que recientemente su esposo falleciera. De hecho, comenzó por tatuarse un corazón en el pecho en honor a él.

    A la bisabuela se la conoce como “Glenys the Menace”, y el artista del tatuaje Gerry Carnelly de Octopus Tattoo en Derby, Inglaterra, adora cuando viene a ver una nueva obra de arte: “Hace que la gente piense dos veces sobre sus ideas preconcebidas y sus juicios sobre las personas mayores”, dice.

    Cuando se le pregunta qué piensa ella sobre lo que diría su marido sobre su renovado vigor para los tatuajes, Glenys dice: “Honestamente, no lo sé”.

    Pero ella no lo está haciendo para fastidiarlo. A Glenys le gusta hacerse tatuajes porque romper con paradigmas sociales. Además manifiesta que es fanática de los dibujos de vampiros y hombres lobos.

    Sobre el tabú general de que las mujeres mayores se hacen tatuajes, Glenys dice: “Le diría a las mujeres mayores como yo, si quieres un tatuaje, no te molestes en lo que dicen los demás”, publica Jacaranda FM.

    A.L.

    A estrella de televisión le hacen bullying por hacerse un tatuaje con mala traducción

    (Video) Joven colombiana se hizo un tatuaje y quedó en silla de ruedas

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...