• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una mujer que imposibilitada para tener hijos propios orquestó el asesinato de una madre de cuatro pequeños, en un intento enfermizo por convertirse en su madre.

    Christine Lyons, de 47 años, fue encarcelada durante 30 años por asesinato luego de que su compañero, Peter Arthur, golpeara repetidamente a Samantha Kelly con un martillo. Lyons, que es infértil, fue ela “arquitecto clave” detrás de la matanza “sin corazón”. Lyons quería ser madre de los cuatro hijos pequeños de Samantha, declaró en un tribunal.

    La "Asesina Sin Corazón"

    La asesina “Sin Corazón”

    Después del asesinato, renombró a los dos más pequeños con nombres que siempre había querido para sus propios descendientes, e incluso los inscribió en una nueva escuela. Ella y sus compañeros de casa le dijeron a la policía que la víctima de 39 años había abandonado su hogar y había abandonado a sus hijos, que tenían entre seis años y 11 meses.

    Mientras Samantha vivía en el patio trasero, sus hijos vivían en la casa principal, donde Lyons comenzó a llamarlos por diferentes nombres, según ABC.

    La asesina estaba desesperada por tener hijos propios y le había pedido a otras mujeres que los tuvieran por ella, arrendando sus vientres. Sin embargo, nadie había estado de acuerdo.

    En un horrible intento de  por tomar la custodia de los cuatro hijos de Samantha, elaboró un plan “completamente maligno” para “enviarla de vacaciones permanentes”.

    El tribunal escuchó que la víctima era una “madre cariñosa, atenta y dedicada” que además era “vulnerable y, para todos los efectos, indefensa”.

    Sin embargo, Lyons esperaba reclamar a sus hijos como propios.

    Fuente 9 News

    Fuente 9 News

    Tanto Arthur como Ronald Lyons, de 46 años, fueron “tan devotos” con su compañera de casa que quisieron ayudarla a cumplir su sueño de acuerdo de ser madre, según dijo  9 News.

    El 20 de enero de 2016, Lyons y Ronald Lyons le dieron a Samantha un “cóctel” de sedantes en un intento por matarla. Sin embargo, a pesar de haber enfermado, ella no murió.

    Tres días más tarde, en las primeras horas del 23 de enero, los cómplices decidieron que Arthur mataría a Samantha y se dirigiera al bungalow de la propiedad.

    Entonces el sujeto golpeó la cabeza de la madre con un martillo, al menos siete veces. Su cuerpo fue enterrado, en un lecho de arroyo seco.

    Fuente 9 News

    Después del asesinato, Samantha fue reportada como desaparecida.

    Su cuerpo fue descubierto más tarde en Bushland.

    De inmediato, los compañeros de casa, cómplices de Lyons, acusaron a la víctima de abandono. Dijeron que la madre había desaparecido en medio de la noche y “ya no quería cuidar a los hijos”.

    Los rumores dicen que los tres amigos vivían en el concubinato

    El juez de la Corte Suprema de Victoria, Stephen Kaye, dijo que Lyons era la “arquitecto” del asesinato. “premeditado, calculado y planeado” en la ciudad de Bendigo.

    Dijo que incluso antes del asesinato de Samantha, ella había había comenzado a llamar a los dos niños más pequeños por los nombres que había escogido para sus propios hijos.

    El juez dijo que la culpabilidad de Lyons se redujo debido a su discapacidad intelectual y educación de desventaja y disfunción.

    Esto incluyó ser abusada cuando era niño, así como problemas de salud mental y otros problemas de salud, lo que la dejó incapacitada para tener hijos propios.

    Los niños ahora son cuidados por el hermano de la víctima, Michael, y su pareja.

    En declaraciones fuera de la corte, Michael dijo que Lyons, a quien le dijeron que debía cumplir al menos 23 años tras las rejas, merecía pasar su vida en la cárcel.

    “El hecho de que una mujer pueda inventar una historia y asesinar a una mujer por cuatro hijos y solo obtener un máximo de 30 y un mínimo de 23, creo que es bastante ridículo también, a pesar de todas sus discapacidades y su educación, y lo que ella [aguantó] cuando era más joven “, dijo.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...