• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Liliana del Carmen Campos Puello, alías la “Madame”, de nacionalidad colombiana,  pasará los próximos años tras las rejas, rodeada de 130 mujeres, quienes no son precisamente las menores de edad que prostituía.

    Puello,  indignada por su trato como reclusa, ya amenazó con revelar nombres de políticos, empresarios y otras personalidades que formaban parte de su lista de clientes.

    Gracias a ofrecer a “personalidades” unas 250 jóvenes y menores de edad a las que indujo a la prostitución  fue que consiguió un lujoso estándar de vida que ahora contrasta con sus días tras las rejas.

    Los crímenes de la “Madame”

    “Alias Madame registra antecedentes penales por tráfico de heroína y permanencia e ingreso irregular a Estados Unidos. Además, era la encargada de manejar un corredor sexual playas, y contaría con una capacidad logística y de contactos a nivel internacional para realizar eventos que demandan servicios sexuales de varias mujeres”, afirmó la Fiscalía.

    Las autoridades también pudieron establecer que las víctimas eran sometidas a aberraciones sexuales sin paga hasta “graduarse” de una escuela de proxenetismo y poder ejercer la prostitución. Después de ello, participaban en orgías sexuales donde la “Madame” cobraba 1.040 dólares por noche, y solo pagaba a las menores unos 340 dólares.

    Según la investigación del ente judicial, la mujer invitaba a menores de edad a fiestas en yates, fincas y hoteles para relacionarlas con los clientes. Un día antes de cada evento, la “Madame” hacía una pasarela para seleccionar a las niñas que participarían en las reuniones sexuales, de esta manera creaba un grupo que era distribuido internacionalmente en una red de trata que opera especialmente en islas del Caribe.

    Tras la venta de algunas, engañaba a las niñas diciéndoles que trabajarían como  modelos por unos días, las ayudaba con los pasaportes, y les daba dólares para su estadía. Pero cuando las víctimas llegaban al otro país, eran despojadas de sus documentos y pertenencias, y explotadas sexualmente sin posibilidades de regresar.

    ¿¡La Madame tiene sentimientos!?

    Sus compañeras de prisión sienten pena por ella, una de ellas dijo “Suficiente tiene con la presión mediática y el estigma social “. Señalaron que no se despega de la televisión durante los noticieros y que “en ocasiones se la ve triste”, sobre todo, “por la situación que atraviesan sus hijos, que tuvieron que ser retirados de los colegios en que estudiaban porque empezaron a ser víctimas de ‘bullying‘”.

    Esta es la celda donde la “Madame”, considerada la mayor proxeneta de Cartagena, permanece recluida. Foto: El Espectador

    “A la gente, sobre todo a la prensa, se le olvida que nosotras somos seres humanos. Uno a veces tiene más presión de los medios de comunicación que de las acusaciones de la Fiscalía. A veces no se dan cuenta del daño que producen a las personas y a sus familias cuando aumentan una noticia sin conocer realmente los hechos”, comentó otra de las presas, Paola Maldonado.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...