• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Cuál es el precio que estás dispuesto a pagar con tal de tener unas horas de placer? ¿En verdad es tan mala la realidad para llegar al extremo de meter a tu cuerpo un veneno letal y alucinar con el infinito? Quien padece de una adicción puede confirmar que alejarse de aquello que lo destruye es tan difícil como enfrentarse al ser más oscuro y tenebroso del mundo, porque en el momento en que los ojos de la bestia y el de la víctima se cruzan, las llamas del infierno se encienden y destruyen todo a su paso.

    f

    Dentro de todas las drogas del mundo, existe una que supera en potencia a la heroína o al opio. El daño que crea al cuerpo es igual de agresivo. Aún teniendo pleno conocimiento de las consecuencias, comunidades del Medio Oriente llevan décadas inhalando el veneno del escorpión para alucinar junto al mismo creador del universo. Debido a que este animal abunda en las zonas desérticas de la región, es sencillo salir de paseo y arriesgarse a cazarlos.

    “El ‘viaje’ cuando se inhala escorpión dura casi 10 horas, pero no todo es placer“.

    Su preparación es muy sencilla, sólo basta matarlo y dejarlo secar al sol. Para acelerar el proceso, algunos adictos lo tuestan con carbón. Después hay que cocinarlo hasta que se funda sobre una tradicional estufa. El humo que se crea debe de ser inhalado inmediatamente. En otros lugares de la India, después de que se tuesta el escorpión, se ponen trozos de su cuerpo en una pipa de hachís y se fuma directamente.

    d

    Los adictos dicen que la cola del escorpión, donde se guarda el veneno, es la parte que más toxinas alucinógenas tiene, pero estudios científicos han comprobado que si es dañino inhalar el humo que sale de este animal, introducir al cuerpo su parte más ponzoñosa es mortal. El doctor  Azaz Jamal, del Khyber Teaching Hospital, comentó que fumar escorpiones ocasiona la pérdida de la memoria a corto y largo plazo, además, el adicto desarrollo desórdenes en su apetito y sueño.

    s

    Sohbat Khan, un experimentado adicto a esta droga, reveló durante una entrevista con un periódico pakistaní que el “viaje” cuando se inhala escorpión dura casi 10 horas, pero no todo es placer. Comentó que las primeras seis horas el cuerpo entra en una etapa de agonía tratando de combatir y asimilar el veneno del animal. Después de una tortura, las horas restantes son de un placer tan intenso que ninguna otra sustancia puede ofrecer. “Todo parece danzar. Los caminos, los vehículos, todo frente a mí”.

    Man with camel on the Sam Sand Dunes at sunset, in the Thar Desert, near Jaisalmer, Rajasthan, India

    La India siempre ha sido una lugar de misticismo y espiritualidad, por eso recurren a sustancias para entablar diálogo con sus dioses. Conoce más de esta cultura dando click aquí.

    Sohbat lleva cinco décadas inhalando escorpión. En tiempos pasados bastaba salir a caminar en las áreas desérticas para encontrar a dichos animales, pero con el tiempo y la popularización de este método, fue cada vez más difícil encontrarlos. La adicción de Sohbat hizo que dejara su hogar en la búsqueda de su droga y recorrió cientos de kilómetros para encontrar su veneno favorito. De Pakistán llegó a la India y descubrió que ya existía un mercado clandestino de colas de escorpiones. Los adictos tenían que pagar hasta 150 rupias indias por cada “piquete”.

    kl

    “Se ponen trozos de su cuerpo en una pipa de hachís y se fuma directamente“.

    Los expertos dicen que las toxinas del escorpión son peligrosas para el cerebro humano cuando se inhalan. Entre las 1,750 especies conocidas de escorpiones, 25 son mortales. El resto de los animales no logran matar a quien pican, pero según el doctor Jamal Azaz, su veneno es mucho más dañino que otras drogas. Tal vez  Sohbat Khanlo entendió esto a la mala y por eso dejó inhalarlo, aunque ahora dice que su vida le pertenece al opio. “Una droga mata a otra”.

    Fuente: Culturacolectiva

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...