• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un inusual caso se registró en la preparatoria Da Vinci Charter Academy High School, ubicada en Davis, al norte de California, Estados Unidos; luego de darse a conocer que una de las alumnas habría preparado unas galletas caseras con las cenizas de su abuelo y las repartiera a sus compañeros de clases.

    Aunque las que venden las Girl Scouts, son más conocidas, este particular incidente se hizo famoso en los medios de comunicación locales por su extrañeza. “Esta niña iba diciéndole a todos que trajo galletas a la escuela con cenizas de humano en ellas”, aseguró bajo anonimato uno de los estudiantes a la cadena Fox40.

    “Me impresionó. Es repugnante y estaba muy enojada de no haber sido siquiera notificada”, dijo por su parte la madre del joven, quien se enteró de lo ocurrido durante una reunión familiar.

    El hecho se volvió un escándalo en la comunidad, por lo que las autoridades anunciaron este martes que ya se encuentran investigando si es posible que esto haya ocurrido. La Policía de Davis indicó que el 4 de octubre sí recibió reportes de varios alumnos de esa escuela que dijeron haber comido galletas que contenían cenizas humanas, sin saberlo.

    “Un par de estudiantes van a la escuela, traen algunas galletas que hicieron. Otros se las comen. Luego los estudiantes que trajeron las galletas, en algún punto, dicen que contienen los restos de la cremación del abuelo de uno de ellos”, explicó el teniente Paul Doroshov al detallar que hasta el momento las denuncias provienen solo de alumnos y no hay evidencia física, pues las galletas no han sido examinadas.

    Según publica el portal web de Univisión, el Distrito Escolar Unificado de Davis dijo a través de un comunicado que el consumo de este alimento no representaba ningún riesgo para la salud de los estudiantes. En esto coincidió el teniente Doroshov, quien indicó que “hasta donde sabemos, nadie ha sufrido ningún efecto físico” y agregó que “podrían haber experimentado algunos problemas emocionales, pero nadie se enfermó físicamente por esto”.

    “Siempre tomamos seriamente las acusaciones de una ofensa y realizamos investigaciones en las que involucramos a la Policía o a otras entidades cuando es necesario”, se pronunció el director de la escuela, Tyler Millsap y añadió que cuando se dan cuenta que algo malo ha ocurrido, toman las medidas disciplinarias indicadas para corregir el daño hecho.

    Sin embargo, para las autoridades esto es un poco más complicado en este caso, pues han dicho que no está claro qué tipo de crimen sería hacer galletas con las cenizas de alguien, sobre todo porque los restos humanos no son tóxicos. “Probablemente esto llevará a un debate legal para entender si ese es el caso”, advirtió Doroshov.

    “Este caso ha sido particularmente desafiante y hemos respondido apropiadamente de la manera más respetuosa y digna posible. Aquellos que estuvieron involucrados están arrepentidos y esto es ahora un asunto personal, por lo que queremos respetar la privacidad de las familias involucradas”, pidió por su parte el distrito escolar.

    A.L.

    Un hombre gana un millón de dólares gracias a una galleta de la suerte

    Pan de cucarachas, una alternativa proteica

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...