¡Instinto vampiresco! Revelan que el olor a sangre despierta el apetito

Un experimento muy básico realizado por un grupo de estudiantes, reveló que el olor a sangre despierta el apetito del ser humano, lo que evidencia que el instinto animal a pesar de los años de evolución permanece innato.

El estudio estuvo liderado por un investigador y los alumnos de la Facultad de Ciencias Psicológicas de la Universidad de Melbourne, en Australia.

Aunque el tamaño de la población estudiada es simbólica, los resultados arrojaron, en general, que las imágenes de alimentos cocinados eran más apetitosas después de haber olido este aroma, en comparación con aquellas personas a las que solo se les había dado un vaso con agua.

Y aunque la asociación fue más fuerte para los platos de carne, incluso los vegetales eran más apetitosos cuando el olor a sangre estaba en el aire. Con esto, se puede concluir que cualquier atracción a la sangre puede reflejar la importancia evolutiva de ser bueno para cazar y luchar, o quizá puede ser atractiva porque señala a las presas, es decir, la comida.

Will Turner, quien dirigió el equipo de investigación de once estudiantes, señala que “el efecto apetitoso de la sangre es realmente intrigante y definitivamente vale la pena estudiarlo”. “Realmente no esperaba obtener ningún resultado en concreto, para ser honesto, dados los pequeños números que barajamos, pero si bien los resultados solo pueden revelar tendencias interesantes, insinúan que algo sucede y que podemos encontrar una mejor evidencia si podemos hacer un estudio más exhaustivo”, añadió.

Instinto básico

Según publica Muy Interesante, un experimento anterior fue encabezado por el investigador de psicología de decisiones Stefan Bode, y el dúo artístico Sarah & Ollie (Ollie Cotsaftis y Sarah McArthur).

Para ese momento, se empleó el software de reconocimiento facial de Microsoft para traducir las diferentes respuestas de las personas al oler un aroma de sangre en colores que coinciden con diferentes reacciones emocionales: negativas, positivas, tristes, de disgusto o de miedo.

“No hay mucha investigación sobre cómo la sangre puede influir en el comportamiento, y un enfoque importante del trabajo en el Decision Neuroscience Lab es investigar las influencias inconscientes en nuestras elecciones, especialmente nuestras elecciones de alimentos, por lo que tenía sentido observar si el olor a sangre afectaba nuestras elecciones”, aclaró Bode.

“Si la investigación de seguimiento demostrara que el olor a sangre efectivamente aumenta nuestro apetito, sugeriría que es una reacción que ha sido integrada en nosotros con el tiempo en lugar de por el aprendizaje. Sería más como un instinto básico”, concluyó el estudio.

Continúa leyendo…

 

Se exhibe en Estados Unidos la cabeza momificada del “Vampiro de Düsseldorf”

Sobrevivir a una dieta de sangre es algo muy extraño para un mamífero: ¿Cómo lo logran los vampiros?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4,166,728FansMe gusta
112,538SeguidoresSeguir
290,056SeguidoresSeguir
16,233SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Trabajadora por 18 años en Cormupa de Punta Arenas denuncia haber...

"Quedé con una sensación de insatisfacción, por el maltrato, porque es un tema humano, entonces la única forma es hacerlo público para que por...