• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Cuidado con las riñas en la vía: el más reciente estudio de Zen Driving, elaborado por Prevensis, una consultora española de seguridad que certifica sistemas de Gestión de la Seguridad Vial, ha revelado que discutir mientras se conduce es más peligroso que hacerlo bajo los efectos del alcohol.

    A partir de los datos obtenidos en este trabajo, con el que se ha medido el impacto real que tienen las emociones de cada conductor sobre su forma de conducir, se llegó a la conclusión que discutir mientras se está al volante disminuye la atención en el camino en un 26%, lo que sería igual que conducir con 0.5 gramos de alcohol en la sangre.

    Jesús Gómez, gerente de Prevensis, afirmó  que “las emociones pueden provocar situaciones similares a cuando conducimos con alcohol o drogas en el organismo; conducimos drogados por nuestras emociones”.

    CIFRAS ALARMANTES

    De acuerdo con el estudio, solo 7 de cada 100 conductores mantienen un control emocional equilibrado, 72% de los conductores lo hace con un control bajo y 17% bajo ningún control emocional.

    Con la información obtenida se advierte además que en esto de la peligrosidad de discutir mientras se maneja los jóvenes varones menores de 25 años son los más impulsivos, mientras que a los 55 años las personas tienden a tener un mayor equilibrio emocional.

    Las personas casadas o con pareja estable son los menos impulsivos y los solteros y separados son los más despistados y apresurados.

    FACTORES INFLUYENTES

    Zen Driving también expone en este estudio el “ranking del enfado”, una lista de los factores que hacen enojar a los conductores y, por consiguiente, exponerlos al peligro: Un vehículo muy pegado de otro, las colas, el apuro por llegar al destino, los que se quieren meter, los que manejan “lento” y los que no permiten integrarse a los carriles.

    “Cuando la acción de otro conductor nos altera podemos llegar a perder hasta un 37% de nuestra capacidad de atención. Llevar un vehículo pegado a nuestra parte trasera nos altera y produce un incremento del 27% de la variabilidad cardiaca, indicador clave del nivel de estrés”, explica Zen Driving en su blog.

    SABIOS CONSEJOS

    Las recomendaciones de la empresa para evitar el conflicto al volante son no alterarse, permanecer lo más calmado posible, mantenerse cómodo, tener una postura adecuada, “lo cual incrementará la atención en un 15%; apagar el celular mejorará el 35%; y evitar ruidos innecesarios, mejorará en un 18%”.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...