• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En 1976 el faraón Ramsés II voló por primera vez de Egipto a Francia. Aunque llevaba más de 3 mil años muerto, por curioso e increíble que parezca, las autoridades francesas exigieron como indispensable  la presentación de los requisitos migratorios como  pasaporte y su respectivo visado Schengen, para ingresar al país.

    Ramsés II, la momia debió sacarse el pasaporte para poder viajar a Francia

    Foto: Web

    La momia de la autoridad egipcia fue descubierta en 1881 por los antropólogos Gaston Maspero y H. Brugsch.  Era resguardada en el Museo de El Cairo donde figuraba como una de las mejores conservadas de la historia.

    Conservación de Ramsés II

    Es un proceso bastante complejo y la sala donde descansaba el faraón no contaba con las condiciones idóneas para la conservación del cuerpo, por lo que se fue deteriorando hasta que los restos estuvieron en peligro evidente, según publicó el diario El Español.

    En ese sentido,  debía someterse a un meticuloso proceso fungicida que no dañara sus restos. Para ello, los responsables del museo acordaron un tratamiento con especialistas franceses, quienes indicaron que esta reliquia histórica estaba infestada con 89 tipos de hongos.

    Ramsés II, la momia debió sacarse el pasaporte para poder viajar a Francia

    Foto: Web

    Viaje a París

    El viaje a París era inminente para solucionar el deterioro, así que los coordinadores tuvieron que iniciar el trámite para el traslado de Ramsés II.  Francia no permitía la entrada al territorio nacional de ningún extranjero sin pasaporte, así estuviera vivo o muerto. Fue así como este faraón, logró una mayor notoriedad luego de 3.250 años de muerto al tener que adaptarse a  situaciones del mundo moderno.

    Y por si fuera poco, al pisar suelo francés en el Aeropuerto de Le Bourget, la momia recibió honores militares propios de un jefe de Estado.

    Una vez se realizó  el tratamiento, los restos de Ramsés II fueron trasladados nuevamente  a Egipto y devueltos al Museo, junto con su pasaporte, un documento insólito. El arqueólogo estadounidense David S. Anderson hizo una recreación del documento de Ramsés II.

    Ramsés II, la momia debió sacarse el pasaporte para poder viajar a Francia

    Foto: Web

    Otras noticias de interés

    Hallan restos de una enorme estatua del faraón Ramsés el Grande en una población de El Cairo

    Restos de misterioso faraón evidencian el más antiguo caso de gigantismo conocido

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...