• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Ser ama de casa es un trabajo de tiempo completo, sin días de descanso, vacaciones, permisos y peor aún, sin retribución monetaria. Por ello, desde hace poco se empezó a hablar y tomar consideración de lo difícil de dedicarse a las tareas del hogar. Recientemente, un estudio de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica, concluyó que la atención de los hijos cansa más que trabajar y determinó que el 13% de las participantes tenían altos niveles de cansancio y sentimientos de incapacidad.

    Para esta investigación fue abordada una población de dos mil madres, quienes fueron encuestadas y una de cada 10 afirmó que cuidar a los hijos compromete la salud emocional y física.

    Otro trabajo realizado por el Pew Research Center en Estados Unidos, encontró que las madres calificaban en un 62% sus actividades de cuidado infantil más agotadoras en comparación con el 36% del tiempo que le dedicaban a su trabajo remunerado. Asimismo, el 12% dijeron que el cuidado infantil es muy agotador, en comparación con el 5% que afirmó que el trabajo remunerado es más agobiante.

    Por otra parte, una empresa norteamericana dedicada a la producción de jugos, entrevistó a dos mil mujeres con hijos con edades comprendidas entre los cinco y los 12 años. Los resultados revelaron que ser madre equivale a tener dos trabajos y medio de tiempo completo; es decir, que si una jornada laboral de ocho horas al día ya resulta cansada, imagina una de más de 16, que es lo que más o menos duraría el trabajo de ser madre.

    El cálculo de su actividad diaria se resume en 98 horas semanales. Comparando con las 35 a 40 horas que suele tener cualquier profesión, con muy pocos momentos para el ocio y el descanso. Otro factor es que esta jornada laboral de 14 horas en promedio es los siete días de la semana, festivos, vacaciones incluidos y sin pago alguno.

    Las mamás sufren de síntomas como agotamiento físico y emocional, falta de sueño, estrés, abatimiento, frustración.

    Estos estudios sumados a otros, corroboran que el cuidado de los hijos es mucho más agotador que el trabajo de oficina, porque además de cumplir con una jornada laboral común, tienen que hacer todo lo demás que incluyen tareas, comida, actividades extracurriculares, lavar, planchar, entre otros.

    Cuidar a un hijo no es una tarea fácil, pero, al final todas las madres concluyeron que los momentos que pasan con sus hijos son lo más gratificante de la vida, pero es un hecho que es más agotador, física y mentalmente debido a los cuidados que se deben tener con un pequeño.

    A.L.

    ¡Maridos a sacar cuentas! Labor del ama de casa vale más de 31 mil dólares al mes

    ¿La clave de la felicidad? Mujeres solteras son más felices que quienes tienen una relación de pareja

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...