• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

     

    El Síndrome de Genitales Inquietos (SGI) es un trastorno masculino que muchos hombres podrían estar padeciendo sin siquiera saberlo.

    En inglés se le conoce como Restless Genital Syndrome y consiste en un problema que se caracteriza por una inquietud en la región de la pelvis. El síndrome se manifiesta a través de una sensación de excitación genital persistente que ocurre sin tener un deseo sexual, según indicó el sitio especializado Men’s Health.

    Quienes experimenten un hormigueo o mayor sensibilidad en los genitales, pero sin tener impulsos sexuales puede que padezcan esta condición.

    El Síndrome de de Genitales Inquietos puede provocar que la persona esté al borde de un orgasmo sin que haya estímulos placenteros, según indicó Tobias Köhler, M.D, profesor asociado y director del Southern Illinois University School of Medicine’s Division of Urology.

    Los síntomas de esta condición pueden variar según sea el caso. En algunas ocasiones el movimiento o la estimulación que se provoca por acciones básicas como andar en bicicleta, pueden generar episodios de SGI.

    En otras oportunidades pueden presentarse cuando el hombre sólo está sentado o recostado.

    Este síndrome se aleja mucho de ser algo agradable para quien lo padece, pues es una manifestación invasiva e indeseable.

    Los expertos señalan que no hay nada que hacer frente a este trastorno. “Esa es la razón por la que muchos individuos llegan al orgasmo, porque es lo que puede terminar con esa sensación”, indicó Brad Stevenson, M.D y urólogo del Southern Illinois University School of Medicine.

    Algunos científicos creen que podría existir una relación entre esta condición y el síndrome de piernas inquietas, un problema del sistema nervioso que genera en las personas unas ganas irrefrenables de levantarse y caminar. Sin embargo, todavía no se ha establecido un denominador común entre ambos síndromes.

    Según un artículo publicado por el periódico Quinto Día, el SGI fue descrito en el año 2001, pero con el nombre de excitación sexual persistente. Luego de eso se descubrió que lo que causaba esto era debido a una anormalidad sensorial genital y no por un impulso sexual. El nombre definitivo de este síndrome fue aprobado recién en el año 2009, según consignó Radio BioBio.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...