• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Respiramos oxígenos debido a que las bacterias generan electricidad para poder eliminar los electrones producidos durante el proceso de metabolismo y apoyar la producción de energía. A diferencia de los animales y las plantas que transfieren toda esa carga de electrones al oxígeno dentro de las mitocondrias de las células; es decir las bacterias en ambientes sin oxígeno, inclusive nuestro intestino, cuando consumes alcohol, queso y en las minas.

    En esos sitios las bacterias tienen que encontrar otro modo de llevar a cabo este proceso. Las bacterias que habitan las minas, “respiran” hierro o manganeso. Por ello, en algunos lagos, los científicos hallaron bacterias que producen electricidad.

    Lo sorprendente del estudio es que expertos de la Universidad de California en Berkeley encontraron que estas bacterias que producen electricidad están más cerca de nosotros de lo que esperábamos: en el intestino humano.

    El estudio liderado por Dan Portnoy, evidenciaron que una bacteria común causante de la diarrea, Listeria monocytogenes, crea electricidad a través de una técnica distinta a las de las bacterias electrogénicas y un centenar de otras especies usan este mismo proceso.

    Bacterias en la flora intestinal

    La naturaleza es más que compleja, puesto que estas bacterias que son parte del microbioma intestinal humano, en su mayoría son patógenas. Aunque no lo creas las que causan gangrena (Clostridium perfringens) y las infecciones que se adquieren en el hospital (Enterococcus faecalis) y las causantes de estreptococo también producen corriente eléctrica.

    Según resultados publicados en Nature, otras bacterias electrogénicas, como los lactobacilos, son importantes en la fermentación del yogur.

    Portnoy en un comunicado aseveró que esta apreciación había pasado por alto en otros estudios y que este hallazgo podrían dar más detalles acerca de las bacterias que nos infectan o cómo ayudan a tener un intestino sano.

    La mayoría de las bacterias son electrogénicos

    “El hecho de que tantas bacterias que interactúan con los humanos, ya sea como patógenos o en probióticos o en nuestra microbiota o que participan en la fermentación de productos humanos, son electrogénicos“, indicó.

    Se prevé que este hallazgo permita desarrollar tecnologías bioenergéticas para generar electricidad, a partir de bacterias en plantas de tratamiento de residuos.

    Sigue leyendo…

    Nuestras bacterias intestinales alteran la expresión genética de nuestras células

    ¡Bacterias! Conoce los objetos más sucios

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...