• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    ¿Quienes no han observado en el transporte  público a hombres  con las piernas tan abiertas que ocupan los dos puestos?  El sexo femenino a diario debe lidiar con esta mala costumbre del sexo masculino.

    Al parecer a algunos caballeros  se les hace imposible cerrar un poco los miembros inferiores. En las redes sociales al plantear el tema surgieron  diversos comentarios de féminas que les ha tocado una situación similar “como si  al unir las piernas el cerebro se les va a explotar”  es uno de los mensajes dejados por una usuaria.

    Ante esta costumbre global  una activista  rusa, Anna Dovgaliuk, de San Petersburgo, lanzó este 25 de septiembre un videomanifiesto dedicado a la lucha contra el ‘manspreading’, (sentarse con las piernas abiertas en el  transporte público). Dovgaliuk afirma que las feministas luchan contra ese hábito en muchos países, pero que en Rusia hasta el momento el problema no ha sido discutido en público.

    Aunque muchas personas consideran algo sin importancia, tratar el tema del “manspreading” es realmente desagradable y genera gran  incomodidad  en la población femenina el  sentarse al lado de dos hombres  que sin importarles, abren sus piernas al punto de presionar a la  pasajera que tienen a un lado,  en la mayoría de los casos  el género del compañero de viaje  va a ser determinante, los hombres no tienen la misma conducta si el otro  pasajero es del mismo sexo, en esta situación, ambos abren las piernas sin invadir el espacio del otro.  

    “Es extremadamente importante para mí llamar la atención de las personas hacia este tema, para provocar una discusión y, en consecuencia, la creación de normas legislativas que penalicen el ‘manspreading’, porque se trata de una falta de respeto público hacia las mujeres y niños y es una vergüenza para la sociedad”, señaló la activista al publicar el video.

    En el material audiovisual se puede observar a algunos amigos de la activista, que comparten sus puntos de vista, vertiendo  una solución de agua con lejía sobre las entrepiernas de pasajeros del metro de San Petersburgo que estaban sentados con las piernas demasiado abiertas y, según su opinión, demostraban de ese modo su machismo.

    El texto que acompaña al video asegura que la solución fue vertida a unos “70 ejemplares”. La activista adelanta que realizará la misma campaña en las ciudades rusas de Moscú y Kazán.

    Fuente: RT

    DS.

    Continúa leyendo

    (Video) El “Kiki Challenge” de la tercera edad: Anciano de 93 años asombra a internautas

    Mujer acaba con derrame cerebral al hacer el “Kiki Challenge”

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...