• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Partido Socialdemócrata de Alemania y los conservadores de la Unión Demócrata Cristiana y la Unión Social Cristiana anunciaron un acuerdo  para promover “un aire limpio y la seguridad de la movilidad en nuestras ciudades”.

    La administración de Angela Merkel aprobó rebajar los límites de emisiones contaminantes, para que una mayoría de vehículos diésel pueda seguir circulando en zonas restringidas de hasta 14 grandes ciudades del país que han adoptado medidas mucho más ambiciosas.

    Sin tomar decisiones definitivas sobre este asunto, el texto presentado por el Gobierno abre a los propietarios de viejos diésel la posibilidad de modificar el coche a expensas del fabricante, o de cambiarlo por uno nuevo o de segunda mano, con un prima variable según las marcas.

    Posición gubenamental

    Sectores políticos y emsambladoras llevaban meses tratando de encontrar un compromiso para organizar la costosa actualización de la flota de vehículos diésel, una tecnología inventada en Alemania.

    La factura podría resultar cara para los fabricantes, que provocaron la crisis al trucar un programa de los automóviles diésel para que parecieran menos contaminantes en los controles de emisiones de gases nocivos.

    “Fue la industria automovilística la que generó este problema y ella debe pagar“, reiteró la ministra de Medio ambiente, Svenja Schulze.

    Posición de los fabricantes

    La posición común de los fabricantes es que solo una minoría de los clientes se decantarán por las actualizaciones, ya que preferirán, a su juicio, un intercambio bonificado.

    La actitud de Volkswagen ha sido aceptar la idea de realizar actualizaciones de los componentes del coche si sus clientes las solicitan, aunque apunta que sería necesario discutir detalles. En tanto, BMW y Opel se oponen a ofrecerlas.

    Daimler, por su parte, está abierto a valorar la idea, pero admite que se centrará en las bonificaciones por cambiar de coche, que serán de hasta 5.000 euros, según confirmó el ministro de Transportes, Andreas Scheuer.

    Lo que deja la última reunión del G20: “Estados Unidos se está poniendo en contra de la historia”

    Francia anunció la prohibición de automóviles a gasolina y diesel

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...