• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En su afán por asfixiar económicamente a Venezuela , el gobierno de Estados Unidos (EE.UU.) amenaza a aquellos países interesados en comprar el petróleo de la nación caribeña. Sin embargo,  este amedrentamiento parece  no estar rindiendo frutos ya que Asia aumentará sus importaciones de crudo venezolano.

    John Bolton, asesor de seguridad nacional de la administración de Donald Trump, advirtió que Estados Unidos no se olvidará” de aquellos países y compañías que hagan negocios con el crudo venezolano, en referencia a la India, que aumentara sus importaciones petroleras de este país.

    “Estados Unidos seguirá usando todos sus poderes para preservar los activos del pueblo venezolano, y alentamos a todos los países a trabajar juntos para hacer lo mismo”, dijo.

    Bolton también amenazó hace dos semanas con represalias “a los banqueros, brókeres, operadores (bursátiles), intermediarios y otras empresas” que “negocien en oro, petróleo u otras materias primas venezolanas” que, a su juicio, contribuyen  con que Nicolás Maduro se mantenga en la presidencia venezolana.

    “Estamos preparados para seguir tomando medidas”, indicó en su Twitter.

    Este ataque fue confirmado por el ministro venezolano de Petróleo, Manuel Quevedo, quien denunció que EE.UU. está dedicando esfuerzos a “bloquear los buques, para que los armadores, las agencias navieras, no trabajen con Venezuela”.

    Sanciones contra Venezuela

    El pasado 31 de enero el  Departamento del Tesoro impuso nuevas sanciones  contra la estatal  Petróleos de  Venezuela (Pdvsa),  en  las que se establece que “todos los bienes e intereses en la propiedad de Pdvsa sujetos a la jurisdicción de los EE.UU. están bloqueados, y las personas de los EE.UU en general tienen prohibido realizar transacciones con ellos”.

    Con esta medida Washington busca impedir que cualquier empresa norteamericana pueda adquirir el crudo de Venezuela, y cortar así la principal fuente de ingresos de esta nación, que antes de las sanciones colocaba en el mercado estadounidense 500.000 barriles diarios.

    El propio gobierno de EE.UU. se jactó de que esta prohibición le produciría pérdidas a Venezuela por el orden de los 11.000 millones de dólares en exportaciones de crudo no realizadas  y que estaban previstas para 2019.

    Asimismo,  la Casa Blanquea le bloqueo a Venezuela 7.000 millones de dólares en activos petroleros, entre los que figura la corporación Citgo, que es la principal filial  internacional de Pdvsa en exterior y que se encarga de  refinar   petróleo y comercializar gasolina, lubricantes en territorio estadounidense.

    Como parte de esa estrategia de golpe continuado contra Venezuela, las sanciones impuestas por Washington buscan profundizar la asfixia económica del pueblo y producir un clima de desestabilización social en el país suramericano.

    Arrogancia norteamericana

    La Casa Blanca manifestó no estar preocupada por la posibilidad de que Venezuela acuda mercados alternativos para sortear las sanciones del Departamento del Tesoro.

    “El tipo de petróleo venezolano solamente se puede refinar en los Estados Unidos, es un petróleo muy específico, es un petróleo muy grueso. No hay países, en el mundo hay muy pocos otros sitios donde lo puedan hacer”, indicó el encargado de Latinoamérica en el Consejo de Seguridad Nacional, Mauricio Claver-Carone, quien incluso aseguró que a Maduro le quedan “muy pocas opciones” para exportar su crudo.

    Más petróleo para Asia

    No obstante,  Claver parece estar equivocado, ya que el  propio mandatario venezolano anunció que su país enviará a Asia la producción de petróleo que tradicionalmente despachaba a Estados Unidos. 

    “Sería Asia el destino, nosotros tenemos muchos años ya construyendo la ruta de Asia, es una ruta exitosa que nos exige cada vez más volúmenes y cantidades de petróleo“, destacó durante una entrevista concedida a la agencia Associated Press  (AP).

    De hecho, se pudo conocer que la India incrementará la compra de petróleo venezolano, pese a las amenazas de Washington.

    Este país es el segundo comprador de petróleo venezolano después de EE.UU., y  adquiere en la actualidad más de 300.000 barriles por día. Además mantiene importantes inversiones en el sector energético de la nación suramericana y explota hidrocarburos junto al Estado bajo el esquema de empresas mixtas.

    Estaremos enviando todo el petróleo que necesita la India”, afirmó el ministro de Petróleo de Venezuela, Manuel Quevedo, en su visita al país surasiático, donde participó en la 13ª Conferencia Internacional de Petróleo y Gas (Petrotech2019).

    “Hemos sostenido un encuentro muy productivo, donde vamos a seguir trabajando a través del intercambio en materia de petróleo y los productos para la producción de crudo con la India”, detalló el también presidente de la estatal Pdvsa.

    Explicó que el objetivo es duplicar los envíos a la nación asiática y aseguró que el  ministro de Asuntos Externos de India, Sushma Swaraj, ratificó su disposición de aumentar el flujo comercial con Venezuela.

    Apoyo de Rusia y China

    En la entrevista con AP, el presidente venezolano destacó el apoyo irrestricto que ha tenido de la  Federación Rusa y la República Popular China, frente al acoso comercial y el golpe de Estado continuado orquestados por Washington.

    Rusia no cambiará su postura y confirmó su respaldo al gobierno legítimo de Nicolás Maduro, quien fue electo por más de 6 millones de venezolanos para ejercer la presidencia en el periodo 2019-2025.

    “Rusia se basa en el derecho internacional y el principio de la soberanía de los países en la línea con lo establecido en la Carta de las Naciones Unidas”, dijo la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova.

    “La pregunta es: ¿qué busca EE.UU.? Si quieren que Rusia modifique su postura, eso difícilmente es posible”, aseguró.

    Zajárova  condenó la  “obsesión” de la administración de Donald Trump con “el derrocamiento del Gobierno legítimo” de Venezuela  y el uso de todo tipo de “recursos mediáticos y psicológicos” para intentarlo.

    Asimismo, la nación euroasiática reiteró su rechazo a cualquier intento de agresión contra Venezuela  e instó a los  latinoamericanos a no seguir el guión golpista e injerencista dictado por  Trump.

    “La mejor garantía de ello consiste en una renuncia total a realizar ese guión en los países de América Latina”, expresó el embajador ruso ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Vasili Nebenzia.

    Recordó que Rusia elabora un proyecto de resolución que “apoya la soberanía y la integridad territorial de Venezuela”, el cual sería presentando ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) en caso de ser necesario.

    Resultado de imagen para faja junín 6

    En el plano comercial, la estatal Gazprom Neft continúa adelante con su participación en el proyecto de extracción de crudo en el bloque Junín 6 de la Faja Petrolífera de Venezuela,  tal y como informó el presidente del Consejo de Administración de la petrolera rusa, Alexandr Diúkov.

    No vemos riesgos considerables, para nosotros el riesgo principal es el geológico”, destacó el vocero, citado por Sputnik.

    La exploración del yacimiento Junín 6 se realiza por un consorcio de las cinco mayores petroleras rusas, incluida Rosneft, y la compañía operadora del bloque, PetroMiranda, de la que el 60% de sus acciones pertenece a Pdvsa.

    China defiende la soberanía de Venezuela

    A pesar de su política de no interferencia en asuntos extranjeros, China ha manifestado su respaldo al gobierno venezolano y condenado cualquier intento de socavar su soberanía.

    “China apoya los esfuerzos realizados por el gobierno de Venezuela para mantener la soberanía, la independencia y la estabilidad nacional“, señaló la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Hua Chunying

    Hua remarcó además que Pekín “se opone a la interferencia extranjera en los asuntos de Venezuela”, en un mensaje directo al gobierno  estadounidense, que promueve un golpe de Estado al respaldar al autoproclamado “presidente interino” Juan  Guaidó, así como una intervención militar con el fin de apoderarse de los recursos energéticos de Venezuela.

    Por su parte, el portavoz de la Cancillería de China, Geng Shuang, afirmó este viernes que el país asiático mantendrá sus relaciones económicas con Venezuela.

    Venezuela es un importantísimo socio económico y comercial de China en América Latina, las compañías de ambos países cooperan en pie de igualdad y beneficio recíproco. China está lista para seguir desarrollando la cooperación con Venezuela”, indicó, citado por Telesur.

    Desde la llegada de la Revolución Bolivariana, la nación asiática ha sido uno de los más importantes socios estratégicos de Venezuela, sobre todo en el campo petrolero. Solo en 2018 Beijing invirtió en el país suramericano 62.000 millones de dólares en proyectos conjuntos.

    Resultado de imagen para Elliott Abrams arreaza

    Acercamiento entre EE.UU. y Venezuela

    Estados Unidos es el país que más consume energía en el mundo, diariamente requiere de 20 millones barriles diarios de crudo y produce nada más que la mitad, por lo que necesita importar 10 millones de barriles.

    Según datos de la Agencia Internacional de Energía, Venezuela es el cuarto país que más petróleo exporta a este país con un promedio de 500 mil barriles diarios.

    Sus refinerías están diseñadas para procesar el crudo pesado de la Faja Petrolífera del Orinoco,  y aunque puede acudir a Arabia Saudita , Canadá y México para obtener más oro negro, estos países no están en condiciones de suplir la oferta venezolana.

    Este quizá  es uno de los motivos, que llevaron al enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, a reunirse con el canciller de la nación bolivariana, Jorge Arreaza.

    A pesar de que Abrams  indicó que “el momento para dialogar con Maduro ya pasó hace mucho”, el propio presidente venezolano informó a AP que su canciller se reunió en secreto en Nueva York con el enviado estadounidense en dos oportunidades: “la primera dos horas y la segunda tres horas hace unos días atrás”.

    “Yo invité a Eliott Abrams que venga a Venezuela, en privado, en público, en secreto o si quiere reunirse, que él diga cuándo, dónde, cómo y yo voy”, relató el jefe de Estado venezolano.

    De igual modo, manifestó  que su gobierno está dispuesto a producir petróleo con empresas estadounidenses en Venezuela.

    Hemos hecho negociaciones con múltiples empresas de Estados Unidos y tienen las puertas abiertas a Venezuela, lo que pasa es que la secretaria del Tesoro, la OFAC (Oficina de Control de Bienes Extranjeros) y John Bolton los llaman y les prohíben venir a invertir y a producir petróleo en Venezuela. ¿Es eso libertad de comercio? ¿Es eso libertad de empresa?”, cuestionó.

    “Yo invito a las empresas petroleras de Estados Unidos a venir a producir y quisiera vender mucho más petróleo que el que vendíamos a Estados Unidos (…)Nosotros mantenemos la puerta abierta para la inversión, para la producción y comercialización junto a empresas estadounidenses”, afirmó el presidente venezolano.

    Te interesa leer:

    Encubrió masacres y propuso la invasión a Irak: Abrams, el enviado de EE. UU. para Venezuela

    ¿Por qué la Corte Internacional de Justicia abrió un proceso judicial a EEUU por su bloqueo económico a Irán?

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...