• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    “Eran alrededor de las 5:15 o 5:20 de la tarde, yo estaba navegando por Internet y escuchando la cadena nacional por radio y, de repente, veo como un relámpago -segundo por segundo- y luego ¡BOOM!, el estallido y el estruendo total”.

    Así vivió el señor Alexis Quintero el momento cuando un dron explotó -el pasado sábado 4 de agosto- en el Edificio Don Eduardo, una torre de 15 pisos ubicada a unos 100 metros de la estación El Cristo del servicio de transporte público Bus Caracas, exactamente en la avenida Este 12,  de Cristo a Viento (nombres de esquinas) de la capital venezolana.

    Justo antes del estruendo que escuchó Alexis, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se encontraba en la avenida Bolívar –una de las principales arterias viales de la capital– muy cerca del terminal de Nuevo Circo y a unos 800 metros de las residencias Don Eduardo.

    En ese momento, el Jefe de Estado ofrecía una alocución como parte del acto oficial por el 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana, uno de los componentes que integran las Fuerzas Armadas del país suramericano. Sus palabras fueron interrumpidas abruptamente por el estallido de un primer dron que se encontraba a pocos metros de la tribuna presidencial, donde estaban también su esposa, Cilia Flores, el Alto Mando Militar y los jefes de los distintos Poderes Públicos del Estado venezolano.

    De inmediato, la cadena nacional salió del aire, la incertidumbre llegó a televidentes y radioescuchas, quienes estaban muy lejos de imaginar que esa explosión se trataba de un atentado para ejecutar un magnicidio.

    El ruido de la explosión todavía le queda a uno como aquí –apunta hacia los oídos–, luego el estruendo ¡BOOM!, fuerte, muy fuerte, cuando pasó eso yo me imaginé un atentado o algo así porque sonó muy fuerte, eso si le cae a uno en la cabeza lo mata”, explicó –aún con asombro– el señor Alexis.

    “Después del estruendo, yo corro por el apartamento y veo en dirección hacia acá (donde cayó el dron), la gente corría, nos hacían señas del humo que subía, cierro las ventanas y desde enfrente nos decían que bajáramos porque nos podíamos asfixiar. Bajamos con lo que teníamos puesto”.

    Alexis –el único vecino que se atrevió a declarar frente a la cámara– explica que el aparato volador cayó en el piso 2 y no en el piso 1, como han divulgado algunos medios; y causó graves daños al apartamento 22.

    “Todos los que estábamos adentro salimos muy rápido porque el humo nos podía ahogar. El apartamento se incendió enseguida pero hubo mucha confusión en el momento, la gente decía que había sido una explosión de una bombona de gas, otros que era un cortocircuito y otros comentaban que era un dron”.

    El piso 2 fue el más afectado del edificio. Foto. El Ciudadano

    Estallido: Terror e incertidumbre

    Alexis detalla que logró ver cómo la gente venía corriendo desde el sitio donde explotó el primer aparato, en la avenida Bolívar. Algunos que habían presenciado la primera explosión en el acto presidencial vieron también como cayó el segundo aparato sobre el Edificio Don Eduardo, el terror y la incertidumbre se adueñaban de la zona en medio de las dos estruendosas explosiones y el incendio a la vista de todos de las referidas residencias.

    “A los dos apartamentos de ese lado del edificio, del segundo piso, le explotaron las ventanas con el estruendo, el que se incendió yo lo vi, está todo quemado, el otro apartamento el dueño es muy hermético y no ha dado detalles sobre los daños a su hogar”.

    Sin embargo, comenta Alexis que desde los apartamentos de los pisos superiores se puede observar un pequeño boquete donde cayó el segundo aparato que sobrevoló en el acto presidencial. Según las investigaciones que han levantado las autoridades venezolanas, el aparato llevaba una carga explosiva de C4.

    “Enseguida llegó el carro de bomberos –tienen su sede principal a unos 500 metros de la torre– y todo lo demás es historia, todo el mundo lo sabe, el apartamento se quemó en un dos por tres y la historia de lo que pasó en este edificio le ha dado la vuelta al mundo”.

    Edificio Don Eduardo, Caracas

    “Todos los medios hablan de los siete militares que están heridos, pero aquí hubo al menos una muchacha que salió herida también, porque parece que pasaba por acá –planta baja– y le cayó el aceite. Incluso, estaba cortada y dejó residuos de sangre por el camino”, comenta Alexis, quien detalla que las huellas de las llamas llegaron hasta el piso 5 de la torre y que los restos del dron fueron recogidos en plata baja por efectivos del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), luego de hacer las averiguaciones pertinentes.

    Según otros vecinos y testigos que no quisieron identificarse, el incidente dejó a otros tres heridos, además de la mujer que fue afectada en planta baja, y estos fueron trasladados al Hospital Militar a recibir la atención médica adecuada.

    Un comerciante de jabones que trabaja frente al edificio y que ese día no estaba en el lugar por el descanso de fin de semana, comenta que cuando se enteró del incidente se preocupó porque en esa torre tiene a personas conocidas y clientes a los que considera como amigos. Comenta que cuando llegó el lunes a laborar, al ver los rastros que dejó el incendio, agradeció porque no hubo personas fallecidas en el lugar.

    atentado

    Reacción de la seguridad presidencial tras la primera explosión

    Por suerte el caos fue momentáneo

    Otros residentes también expresaron que la explosión fue muy fuerte, a tal nivel que la edificación estremeció los hogares, como si hubiese temblado la tierra, lo que les causó aún más conmoción y caos.

    La señora Solange Romero, quien vive cerca de la zona y estaba viendo el acto presidencial, comentó que una vez se produjeron las dos explosiones, logró ver cómo los cuerpos de seguridad cercaron toda la zona en busca de los responsables y, desde ese momento, sintió temor por la estabilidad del país, pues si se concretaba ese atentado contra Maduro, “el país iba a entrar en un “caos generalizado.

    “Ahí estaban todos, el presidente, los jefes militares, los de los Poderes Públicos, ministros, todos, todos. Si esa oposición explotaba eso ahí, pobre de nosotros los venezolanos, estaríamos en un caos, nos hubiesen arrebatado todo, la democracia, todo, por suerte fue momentáneo”.

    Iván Duque “confirma” el intento de magnicidio en Venezuela

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...