• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El 8 de diciembre a las 7:00 de la noche, como es tradición, se apagará por completo durante dos horas el servicio eléctrico en Mucurubá, hermoso pueblo del estado Mérida, en los Andes venezolanos.

    En ese instante cerca de 19 mil velas, colocadas ordenadamente en hileras en las aceras que bordean la Plaza Bolívar, serán encendidas para iluminar la noche y venerar a la virgen Inmaculada Concepción, patrona del pueblo.

    La celebración de las Velas de Mucurubá comenzó en diciembre de 1974, con 5 mil cirios que alumbraron la Plaza y sus alrededores. Se retomó dos años después, con 12 mil velas, y cada año aumenta el número.

    Alberto Rangel, conocido como “El Bachiller”, empezó la costumbre cuando su padre lo envió a Manizales, Colombia, luego de no poder iniciar sus estudios de Medicina en la Universidad de Los Andes, de Mérida, por un cierre temporal. Viviendo en Manizales Rangel presenció los honores rendidos a la Inmaculada Concepción.

    El hermoso pueblo de Mucurubá, ubicado en el estado Mérida, conserva esta fiesta tradicional que data de 1974. Foto EFE/ Rodolfo GutiÈrrez

    Al regresar a su tierra, sin poder culminar sus estudios, Rangel propuso al Concejo Municipal del Distrito Mucuchíes emular esta costumbre. Dicha veneración es reconocida a escala nacional y está caracterizada por la hermandad y fervor religioso.

    La familia Rangel Paz, pionera de esta tradición, llama todos los diciembre a este pueblo con más de 3 mil habitantes, a participar en el emblemático evento decembrino,  que año tras año suma más voluntades para hacer peticiones especiales en el rosario de la aurora.

    La fiesta en tributo a la Patrona de Mucurubá, inicia generalmente a las 6:00 de la mañana con un recorrido vehicular, acompañado por las Socias del Apostolado, quienes oran por las más necesitados y rezan el Ave María.

    A las 11:00 del mismo día se oficia la misa y al caer la tarde el rescate de valores y tradiciones es una prioridad: agrupaciones culturales de distintos lugares escenifican muestras artísticas para el disfrute de propios y turistas.

    Aproximadamente a las 8:00 de la noche los presentes con fósforos o yesqueros inician el ritual de encender miles de ciriecitos para alumbrar las calles y la Plaza. Foto EFE/ Rodolfo GutiÈrrez

    Seguidamente, desde las 5:00 de la tarde se cierra el paso vehicular, los devotos comienzan a colocar en el piso las velas que se encenderán horas más tarde.

    Aproximadamente a las 8:00 de la noche los presentes con fósforos o yesqueros inician el ritual de encender miles de ciriecitos para alumbrar las calles y la Plaza, dando paso a la procesión de la Santa Imagen de la Inmaculada Concepción por distintos sectores, aunado a un espectáculo de fuegos artificiales obsequiado por la familia Rangel.

    Cabe destacar que la imagen elaborada en madera, es una de las más antiguas de Mérida y fue tallada hace más de cuatro siglos.

    En el marco de la procesión, la Imagen es alumbrada por un reflector, recorre la parte alta del pueblo a oscuras, solo alumbradas por velas, la Carretera Trasandina, empinadas calles hasta llegar a la casa de Alberto Rangel, promotor de esta tradición, para luego volver a la iglesia de Mucurubá.

    ç

    Otras notas de interés:

    Cuatro venezolano es ahora más internacional que nunca

    Visitar el cielo es posible en las montañas de Venezuela

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...