• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Venezuela está siendo sometida a una presión internacional que amenaza con asfixiar su economía, como medio para crear un clima de ingobernabilidad que justifique una intervención por parte de Estados Unidos (EE.UU.) y sus aliados.

    Existe el riesgo que ante los ataques y sanciones aplicadas por  Washington la nación  caribeña pueda caer en “default” (suspensión de pagos de sus bonos) , por lo que los acreedores afilan sus dientes para actuar y apoderarse de los activos que sirven de garantía a su deuda externa.

    El centro de las agresiones ha sido la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) que aporta más del 70% de las divisas que recibe el Estado, lo que deja claro que el objetivo es acabar con las finanzas del país .

    El pasado 28 de enero, el Departamento del Tesoro prohibió que las empresas estadounidenses hagan negocios con  Pdvsa y congeló los activos de esta compañía en Estados Unidos.

    El asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, explicó que las sanciones bloquean 7.000 millones de dólares en activos venezolanos en el país norteamericano, y  los 11.000 millones que se estima generarán las ventas de petróleo durante 2019.

    Estas medidas no eliminan completamente las importaciones, pero sí establece que los pagos se realicen en cuentas a las que la estatal venezolana  no puede acceder y que estarían bajo el control del autoproclamado “presidente interino” y ficha política de la Casa Blanca, Juan Guaidó.

    Resultado de imagen para barcos pdvsa

     

    Por tal motivo, Pdvsa se ha visto la necesidad de ampliar sus exportaciones a Asia, especialmente a la India, luego de exportar un promedio de 500.000 barriles de crudo por día a  EE.UU., que era considerado su principal mercado.

    Si la nación caribeña no logra colocar esa cantidad de crudo en otros países podría  ufrir pérdidas por el orden de 10.000 millones de dólares.

    En cuanto a los activos, Washington congeló la Corporación Petrolera (Citgo, por su siglas en inglés),que es la  mayor filial de Pdvsa, y  cuenta con tres refinerías en territorio estadounidense, así como con 48 terminales de almacenamiento y distribución con unas 6.000 estaciones de servicio.

    Tiene capacidad para procesar 749.000 barriles de crudo al día, lo que la sitúa como la sexta empresa del sector en ese país.

    Según las sanciones, Citgo estará bajo en control del autoproclamado Juan Guaidó,  quien de forma ilegal, procedió a nombrar una junta directiva, que seguirá las instrucciones emanadas por Washington.

    Asimismo, el  vicepresidente estadounidense, Mike Pence, ordenó el lunes  a los países del Grupo de Lima congelar los activos de Pdvsa  en sus territorios  y transferir su propiedad al control de Guaidó, como medio para aislar y acorralar financieramente al gobierno de Maduro.

    Cuatro años de sanciones

    Las sanciones  de Washington contra Venezuela datan de hace cuatro años. El 8 de marzo de 2015 el expresidente estadounidense Barack Obama emitió la Orden Ejecutiva 13.692 y declaró a su país en emergencia nacional, respecto de la amenaza inusual y extraordinaria que representa la situación en Venezuela] a su seguridad nacional y su política exterior.

    Sin embargo, el gobierno de Donald  Trump aumentó las agresiones y desde agosto de 2017 y enero de 2019 ha emitido cinco órdenes ejecutivas contra la nación suramericana , su estatal Pdvsa, sus activos y funcionarios  gubernamentales.

    El bloqueo financiero internacional le ha ocasionado a Venezuela pérdidas por el orden de  350.000 millones de dólares en producción de bienes y servicios entre 2013 y 2017, lo que equivale a 8.400 y 12.100 dólares por cada venezolano o al Producto Interior Bruto (PIB) de aproximadamente un año y medio, según un estudio publicado recientemente por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag).

    Ante este bloqueo, el país se ha visto obligado a contraer una deuda externa que, aunque es difícil de precisar, fue calculada en 2016  por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en 132.000 millones de dólares.

    No obstante, a pesar del cerco Venezuela ha resistido y no ha dejado de cumplir con sus obligaciones con sus acreedores.

    Resultado de imagen para buitres dolares

    Acreedores al acecho

    Ante la crisis económica y la falta de divisas, el gobierno bolivariano no tendría recursos para cancelar los compromisos y podría caer  finalmente en default, por lo que los activos de la República y de Pdvsa en el exterior estarían en riesgo de embargo por parte de los acreedores.

    Si esto ocurre puede generarse  un complicado proceso de maniobras legales, en las que los tenedores harán los posible por cobrarle a Venezuela , mientras que el Estado tratará de defender sus activos.

    Sin embargo, es preciso definir exactamente quién es el deudor.

    De acuerdo con el especialista en el tema de deuda soberana, Mark Walker, una cosa es el gobierno soberano de Venezuela, y otra la empresa estatal petrolera Pdvsa.

    “Ambos han emitido deuda, pero la capacidad de cobrar una y la otra es muy distinta”, explicó a BBC Mundo.

    Según el asesor de  la firma financiera neoyorquina Millstein & Co,  la deuda soberana de un país es difícil de cobrar en caso de cesación de pagos, ya que es imposible embargar o liquidar activos de un Estado.

    Ni embajadas, ni equipo militarni las reservas en el extranjero del banco central serían objeto de esas acciones”, aseguró.

    Resultado de imagen para pdvsa

    ¿Activos de Pdvsa en riesgo?

    Walker señaló que el caso de Pdvsa es distinto, ya que opera bajo reglas comerciales, como si fuera una empresa más, a pesar de ser propiedad del Estado venezolano.

    Por tal motivo  su deuda es más fácil de abordar en los juzgados internacionales, por lo que los acreedores buscarían que los tribunales les otorgaran los bienes de Pdvsa  como forma de cobro por las deudas contraídas.

    El analista financiero precisó  que la empresa petrolera cuenta con  tres clases de activos en el extranjero que serían potencialmente de interés para  los acreedores internacionales, aunque tampoco tendrían el camino libre de espinas para poder apoderarse de ellos.

    Tal vez el más llamativo es la empresa de refinación y distribución de combustible basada en Estados Unidos, Citgo, la sexta refinería más grande del país, con instalaciones en los estados de Luisiana, Illinois y Texas y decenas de miles de estaciones de servicio”, indicó Walker.

    El segundo activo sería el dinero que  la estatal venezolana recibe en el extranjero por la venta de petróleo venezolano. Y el tercero, algunas participaciones en ciertas refinerías extranjeras.

    Resultado de imagen para obstaculos camino

    Obstáculos para los acreedores.

    Los acreedores tendrían difícil acceder al control de Citgo, ya que el 51 por ciento de su valor accionario fue puesto como garantía para una emisión de bonos de Pdvsa de 2.500 millones de dólares y el restante de las acciones fue hipotecado a la empresa rusa Rosneft por un monto de 1.500 millones de dólares.

    Los tenedores podrían evaluar  la opción de buscar una orden judicial para quedarse con el dinero que Pdvsa obtiene por la venta de crudo, aunque la petrolera también tiene maneras de sortear esta situación.

    Pdvsa  no tiene que exportar el petróleo ella misma. Le puede vender el crudo en Venezuela a un tercero como China o a una empresa comercializadora internacional y así evita que ese dinero pudiese ser objeto de las acciones legales de los acreedores”, señaló Walker.

    Asimismo, planteó que los acreedores también tendrían obstáculos para quedarse con el petróleo extraído por la estatal.

    Resultado de imagen para pdvsa extracción crudo

    “Presumo que Pdvsa vende el petróleo en la modalidad Free on Board, que quiere que decir que la propiedad del petróleo pasa a manos del comprador apenas es depositado en el barco en puertos venezolanos”, dijo al tiempo que explicó que cuando  el  crudo circula por el mar y llega al extranjero, ya es un activo propiedad de un tercero y no de Pdvsa.

    En el caso de que la empresa venda petróleo en el extranjero a crédito a 90 días, los acreedores podrían aprovechar ese periodo para que un juzgado le reconozca la propiedad de esa cuenta por cobrar.

    “Pero para conseguir una orden judicial que le permita hacer eso, podría tomarle de seis meses a un año. De ahí que en ese tiempo, Venezuela podría hacer arreglos para transferir ese dinero y evitar que los acreedores lleguen a él”, alertó el asesor financiero.

    Finalmente, en el caso de bloquear los activos referentes a la participación de Pdvsa  en las refinerías extranjeras, Walker señaló: “No estoy seguro si eso representa un monto de dinero considerable“.

    Te interesa leer:

    CITGO: El episodio por el control del Consejo Directivo

    Buitres sobre Caracas: La banca internacional espera hacer una fortuna con la crisis en Venezuela

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...