• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Luego de denunciar hace pocos días que el presidente Donald Trump se había reunido con militares golpistas venezolanos. Este miércoles, el diario The New York Times (TNYT) exigió al Gobierno estadounidense que no intervenga en los asuntos internos de Venezuela y no colabore con un golpe de Estado.

    El inicio del texto es contundente: “Estados Unidos no debe involucrarse en golpes de Estado, punto“. Advierten que no se conocen las razones por las cuales no se apoyó en ese momento a los conspiradores, pero es “inquietante que Donald Trump y sus asesores tomaran la decisión correcta por las razones incorrectas: la falta de confianza en que los conspiradores tuvieran éxito en una operación riesgosa, y no la preocupación por la idea de una intervención en si misma”.

    La colaboración con los golpistas ya ha existido

    “Tener varias reuniones con los conspiradores empieza a parecer una colaboración“, alerta el TNYT. Añaden que “los comandantes rebeldes (golpistas) tenían razones para pensar que los estadounidenses podrían simpatizar con su causa”.

    Recordaron también en su editorial que “el año pasado, el presidente Trump declaró que Estados Unidos tenía una opción militar para Venezuela. Marco Rubio, senador republicano de Florida, también ha sugerido que estaría a favor de una acción armada. Desde su cuenta de Twitter, el senador animó a los disidentes de las fuerzas armadas venezolanas a derrocar a su Mandatario”.

    La CIA apoyó a los golpistas chilenos

    EE. UU. apoyó el golpe de estado contra Salvador Allende en Chile

    La dolorosa injerencia golpista

    El diario neoyorkino subraya que, “incluso si Trump se siente tentado a intervenir o actuar militarmente —como sugieren sus declaraciones—, el presidente debería considerar la dolorosa historia de injerencia estadounidense en América Latina y los intentos recientes de interferir en otros sitios para destituir dictadores e instalar democracias”.

    De inmediato hicieron un repaso por los episodios de injerencia y apoyos a golpes de Estado. “Durante buena parte del siglo pasado, Estados Unidos acumuló una historia sórdida en América Latina al hacer uso de la fuerza y la astucia para instalar o apoyar regímenes militares y delincuentes brutales con poco interés en la democracia”.

    Agregan que “esa ‘diplomacia de las cañoneras‘ de principios del siglo XX derivó en el envío de tropas estadounidenses a Cuba, Honduras, México, Nicaragua y otras naciones, para erigir Gobiernos de acuerdo con la predilección de Washington”.

    También recordaron que “la CIA orquestó, en 1954, la destitución de Jacobo Árbenz, el presidente electo de Guatemala; la invasión en 1961 de bahía de Cochinos en Cuba, y el golpe de Estado en Brasil en 1964. También ayudó a crear las condiciones para que, en 1973, una junta militar en Chile derrocara al presidente democráticamente electo, Salvador Allende”.

    “En años posteriores, Estados Unidos respaldó a los Contras, que enfrentaban a la Revolución Sandinista de Nicaragua (en la década de los ochenta), invadió Granada (1983) y apoyó Gobiernos brutalmente represivos en Guatemala, El Salvador y Honduras”, advirtieron.

    ¿Las sanciones no son injerencia?

    Pero el editorial del famoso medio estadounidense juega también al doble discurso, porque alienta las sanciones unitalerales contra Venezuela ¿no es esto injerencia?

    “Hay una buena manera de presionar al régimen venezolano: Trump y otros líderes no deben dejar de promover una transición negociada a través del endurecimiento de sanciones enfocadas en Maduro y sus secuaces, quienes han afianzado un sistema autocrático y corrupto. Cuba, que depende de Venezuela por el petróleo y que tiene una buena relación con Maduro, debería ser incentivada a aprovechar esa cercanía. Trump y otros líderes también deben coordinar y ampliar la ayuda para los venezolanos que sufren por la situación en su país”, dice el editorial de TNYT

    El medio neoyorkino indica que “la participación de Estados Unidos en su derrocamiento, sin embargo, sí atizaría los resentimientos y sospechas regionales hacia Washington”.

    (Vídeo) Administración Trump discutió planes de golpe contra el presidente Maduro con militares rebeldes venezolanos

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...