• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La sopa de aleta de tiburón, exótico y delicioso plato de la cocina asiática, se ha posicionado históricamente como un símbolo de estatus en China y en Vietnam. Se le asignan propiedades afrodisíacas y antienvejecimiento.

    Los expertos en historia gastronómica afirman que esta receta obtuvo su máxima popularidad y se convirtió por primera vez en una exquisitez china, cuando fue servida en la mesa de un emperador de la dinastía Ming, en torno al año 1400.

    Más allá de alegrar paladares y egos, este manjar de dioses se ha transformado en una amenaza para esta singular especie,  protagonista no solo del ecosistema marino, sino de innumerables películas que lo han etiquetado como el malo de la historia.

    Pesca indiscriminada de tiburón. Foto Web

    La pesca indiscriminada se estima en unos cien millones de tiburones al año en el mundo y de este total, la mitad termina en la mesa de chinos y vietnamitas, señala un reporte de la revista Marine Policy.

    Lo más dramático es que no todo el animal termina en el plato, a través de métodos industrializados de pesca, capturan al tiburón solamente para quitarle sus aletas y luego, aún vivo y mutilado, es arrojado al mar, en un estado que le impide nadar y, por lo tanto termina devorado por ejemplares de su propia especie.

    Los activistas de los animales se movilizaron en la campaña de Twitter #FinBanNow, pero el llamado a la tradición sigue siendo poderoso y el auge económico chino duplicó la demanda.

    Los tiburones tienen una biología que no puede sostener altos niveles de pesca. Crecen lentamente, traen pocas crías al mundo y el crecimiento es lento. Si la muestra es fuerte, toda la población está en riesgo “, dice Mark Meekan, biólogo marino del Instituto Australiano de Ciencias Marinas.

    En la plaza de Hong Kong, que maneja la mitad de las aletas de tiburón pescadas en todos los océanos, un tercio de las capturas proviene de especies en peligro de extinción. La alarma de los ambientalistas es fuerte, hasta el punto de que el gobierno chino inició una marcha precipitada, eliminando la sopa de las cenas estatales y los menús de la aerolínea nacional.

    No todo el animal termina en el plato, a través de métodos industrializados de pesca, capturan al tiburón solamente para quitarle sus aletas. Foto Web.

    Después de un período de auge, el consumo disminuyó en toda la República Popular, seguido por otros veinte estados que impusieron prohibiciones o restricciones al consumo de aletas de tiburón. Según la organización WildAid, se palparon los primeros resultados: en los últimos años el mercado se ha reducido y el precio de las aletas se ha derrumbado.

    A pesar de ello, la pesca continúa a un ritmo acelerado: la tasa anual, según el informe “Sea Around Us“, es igual a 1,4 millones de toneladas, y el riesgo de desaparición es del 60 por ciento de las especies.

    La periodista Sarah Blaskey denunció en un reportaje para el diario norteamericano Miami Herald, que la zona cero de la pesca de tiburón se ubica en el Pacífico centroamericano, donde países como Ecuador y Costa Rica libran una guerra contra esta práctica, que en lo fundamental están perdiendo, porque todos los años se capturan decenas de millones de tiburones en aguas de regiones lejanas, y se envían a China a través de puertos latinoamericanos con leyes poco estrictas.

    Para lograrlo, argumenta Blaskey, usan como fuerza de trabajo personas contratadas a través de redes de tráfico de personas. Algunos de estos cargamentos pasan por el Aeropuerto Internacional de Miami, EE. UU. Se trata de un negocio que mueve miles de millones de dólares anuales, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

    Otras notas de interés:

    Tiburón blanco de tres metros sorprendió a pescadores canadienses (+VIDEO)

    Observan tiburón blanco luego de cuatro décadas desaparecido

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...