• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La anorexia y la bulimia afectan a las mujeres en un gran número, sin embargo los hombres también las padecen. Ellos suelen obsesionarse al igual que las féminas por mantener músculos definidos y un buen cuerpo; estos trastornos y comportamientos culminan casi siempre en problemas de salud mental, asegura la Organización Mundial para la Salud (OMS).

    El organismo precisó que el número de chicos afectados por este trastorno se está incrementando y los expertos alegan que este problema se debe a la presión que ejercen las redes sociales en la población y poco se habla de ello.

    Aunado a esto la “vigorexia” se ha convertido en una moda entre los adolescentes, concluyendo que el cuerpo es lo único que los jóvenes pueden controlar en su vida.

    La OMS asegura que el número de chicos afectados por a la anorexia y bulimia se incrementa

    Dos situaciones afectaron su autoestima

    “Me sentía solo”, dijo el joven Jack, quien relató que comenzó a controlar lo que comía cuando tenía 12 años, señaló a la BBC Mundo que se sentía intimidado en la escuela, donde le llamaban gordo.

    Junto al bullyin escolar llegó la noticia familiar de que sus padres decidieron separarse y recordó que estaba tan triste que no sentía control sobre su vida.

    “Dejé de comer porque mi cuerpo era lo único que podía controlar en mi vida“, contó al insistir que desde ese momento empezó a comer menos y a hacer mucho ejercicio.

    Las personas con estos trastornos creen que lo único que pueden controlar es su cuerpo y la alimentación

    Jack asume en la actualidad que se volvió obsesivo al deporte, razón por la que tenía que correr para quemar las calorías que había ingerido, sin saber las consecuencias que le traería.

    “En menos de dos años, me puse muy enfermo. No podía caminar o hablar con mis amigos. Ni siquiera podía estar despierto durante mucho tiempo”, reconoció el joven, al insistir que “tenía un problema” y para salir de ello necesitaba ayuda.

    En ese sentido, visitó a su médico, éste lo remitió al servicio de Salud Mental Infantil británico y de allí lo ingresaron en el hospital, donde lo cuidaron y ayudaron a mejorar su condición psicológica y física.

    Resultado de imagen para hombres con anorexia,y bulimia

    Asumir que padeces un problema alimenticio será la salvación

    Contó que le dieron un plan de alimentación que le hacía comer de forma más saludable, y su relación con el deporte cambió; entendió que es para disfrutarlo y no de obsesionarse con él.

    Otras de las decisiones importantes que permitió recuperarse tiene relación a la realización de la dieta a las redes sociales, que implica dejar de navegar por ellas, puesto que las fotos y los comentarios de personas no contribuían a ponerse mejor.

    Cumplió con seis meses bajo supervisión de los doctores y el acompañamiento de su familia. Considera que ya a sus 20 años está completamente recuperado de la anorexia y afirmó que si hubiera hablado con alguien antes sobre lo que le pasaba no hubiera caído tan enfermo.

    Las redes empeoran

    Para Sandeep Ranote, psiquiatra infantil aseguró a la BBC que a pesar de que no hay investigaciones que demuestren que las redes sociales causan trastornos de la alimentación, sí empeoran las cosas.

    “Muchas plataformas como Instagram y Snapchat se basan en publicar imágenes que pueden editarse (con efectos y filtros). No son reales… Eso puede hacer creer a los jóvenes que es así como realmente deben ser”, advirtió la psiquiatra.

    Las redes sociales también fomentan los estereotipos

    La experta sostiene que “ver constantemente eso puede hacerte sentir que no eres lo suficientemente bueno y tu salud emocional puede verse afectada”.

    Newsround consultó a varios niños en el noveno y décimo año del colegio (jóvenes de 14, 15 y 16 años) y estos expresaron sentirse presionados por el aspecto que debían mostrar en redes.

    Un adolescente dijo que le gustaría tener “más músculo” y otro dijo que le gustaría ser “más delgado”. Mientras que otro indicó: “La gente te juzga por lo que pareces”.

    Además, estos estudiantes hicieron hincapié de que las redes sociales les hacen sentir que tienen que verse como las celebridades que suben sus fotos en esos espacios digitales y que deben usar cierta ropa y tener buen aspecto; y quienes no cumplen con esas expectativas tienden a deprimirse.

    Cómo conseguir ayuda

    Es importante asumir que presentas problemas con la alimentación y luego de estar claro de esta situación, debes acudir a un médico para recibir ayuda lo más pronto posible.

    Diversas asociaciones e instituciones pueden ofrecerte consejos y ayuda, sin embargo el médico sabe qué hacer y cómo darte apoyo, además de remitirte a un especialista de salud mental, quien podrá darte una atención completa.

    La prevención comienza a temprana edad

    Hábitos saludable para prevenir anorexia y bulimia

    La insatisfacción personal, el miedo a madurar, los elevados índices de autoexigencia o las ideas distorsionadas sobre el peso o la comida puede prevenirse desde la infancia.

    Para ello, te dejamos unos tips que ayudarán a evitar los trastornos alimenticios y que fueron publicados por el portal seme.org:

    • Establecer horarios de comida regulares, repartir la comida en cuatro o cinco tomas al día, evitar saltarse las comidas y no picotear entre horas.
    • Comer en familia siempre que sea posible, en un entorno apacible que facilite la conversación.
    • Ingerir una dieta sana, equilibrada y variada que incluya todos los alimentos necesarios, con limitación de dulces y postres industriales y comida rápida.
    • Ofrecer verduras y frutas de forma variada.
    • Fomentar la autoestima del hijo para que descubra sus capacidades y sus limitaciones, las acepte y aprenda a sentirse bien consigo mismo.
    • Reforzar su autoestima y animarlo a que tenga sus propias opiniones. Esto lo reforzará frente a los mensajes de estética, cánones de belleza y alimentación (como dietas milagrosas y productos dietéticos) que lanzan algunos medios de comunicación y la publicidad.
    • Conversar de las verdades, los mitos y enseñarle a valorar la salud por encima de todo.
    • Animar a practicar ejercicio físico con regularidad porque, además de ser beneficioso para su salud, ayuda a mantenerse en forma.
    • Facilitar sus relaciones sociales y su participación en actividades extraescolares.
    • Establecer una buena comunicación dentro del entorno familiar ayuda a que los hijos se sientan seguros.

    Sigue leyendo…

    Estas son las señales que permiten identificar que una persona sufre de anorexia

    10 casos de celebridades que murieron por trastornos alimenticios

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...