• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Nunca se había hecho público los datos de cuánto ganaba un torero, con la idea de evitar que alguno suba el nivel de exigencia económica en comparación a uno de sus colegas.

    Pero una alarmante publicación en el campo taurino reveló cuánto puede ganar un experto en corridas de toro, cuando Toño Montilla escandalizado informó públicamente que Alejandro  Talavante le exigió un aumento de 15.000 euros en sus honorarios  por cada actuación.

     Talavante cobra en Madrid 240.000 euros por corrida, lo que equivale el 50 por ciento de la taquilla neta, así lo confirmó Simón Casas, empresario de la plaza de Las Ventas. A lo que agregó  “eso es justamente lo que ganan las máxima figuras” (…) “la afición tiene que saber que eso es una economía insostenible que altera gravemente el futuro de la fiesta”.

    Para el año 2013, Ramón Sevilla, empresario de la plaza de Sevilla declaró que la empresa había perdido 96.000 euros un Domingo de Resurrección y no fue por falta de público,  sino por los altos costos de pagos exigentes de los toreros.

    De izquierda a derecha, los empresarios taurinos Simón Casas y Ramón Valencia

    Escenario en disputas

    Si una figura gana en Madrid la mitad de la facturación neta de la taquilla, y un cartel rematao en Sevilla produce unas pérdidas de 96.000 euros, es de suponer que, en términos relativos, los toreros de postín mantienen sus exigencias en el resto de las plazas.

    En ese sentido, los integrantes de los dos carteles en la pasada presentación se embolsaron 321.750 euros: El Juli, 90.750; Manzanares, 60.000; Roca Rey, 50.000; Ponce, 45.000; El Fandi, 40.000 y Miguel Ángel Perera, 36.000 euros.

    Los toreros consideran que han toreado menos de lo que merecen y la exigencia en liquidación económica es una desagradable sorpresa. Si todos los actores del espectáculo cobrarán por la labor que realizan, la fiesta ya no existiría, los costos superan ampliamente la facturación de cada festejo, aseguran los expertos.

    El espectáculo taurino es una ruina, pero a pocos parece preocupar; ahí sigue, fundamentalmente, porque muchos de sus actores aceptan malvivir con la esperanza de alcanzar algún día la consideración de figura y cobrar los 240.000 euros que se ha embolsado Talavante en Madrid. Y para inmensa mayoría, esa no deja de ser una fantasía, aseguró Simón Casas.

    También puedes leer…

    Vuelve el maltrato animal a Colombia con las corridas de toros

     

    La ley que prohibió celebrar corridas de toros los domingos

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...