• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Con éxito fue liberado un ejemplar hembra de Gato Güiña que fue rescatado por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), la comunidad y el Colegio Médico Veterinario, hace casi un año en los incendios forestales que ocurrieron en el secano costero de la Región de O’Higgins.

    El ejemplar de Güiña, Leopardus guigna, fue rehabilitado en el Centro UFAS de la Universidad Andrés Bello, donde se trataron clínicamente las diversas heridas y quemaduras que afectaban su posibilidad de sobrevida. “Las condiciones en las que llegó esta güiña fueron bastante complejas. Ella ya había sido estabilizada en terreno por la Colmevet y el SAG, y llegó con quemaduras en sus extremidades, tenía úlceras corneales en los dos ojos, y además tenía afectación de sus vías respiratorias por inhalación de humo”, indicó Carolina Sánchez, Médico Veterinario del Centro UFAS.

    Posteriormente se realizó una rehabilitación física y conductual de 10 meses de duración, en donde se evitó la impronta, es decir, la domesticación a ambientes humanos, recuperándose progresivamente de sus lesiones, mejorando sus habilidades naturales de cacería, desplazamiento y adaptación a componentes naturales.

    Evaluada su aptitud de reinserción al medio natural y sus óptimas condiciones sanitarias, el animal fue liberado en su hábitat, en las serranías de Pumanque, en una zona que no fue afectada por los incendios forestales y que fue previamente estudiada por el SAG.

    Carolina Sánchez indicó que “creemos que sus posibilidades de sobrevida son altas. Estuvimos evaluando y discutiendo mucho su liberación. Lo principal es que después de todas las secuelas que tiene producto de las quemaduras, pueda desempeñarse naturalmente”.

    Diego Ramírez, Coordinador de Vida Silvestre del SAG, indicó que “evaluamos positivamente el lugar, dado su amplitud y conexión de cerca de 3 mil hectáreas de matorral y bosque nativo esclerófilo, un hábitat con las condiciones de vegetación precisas para esta especie, con alta disponibilidad de presas, poca competencia, y cercanía con otras áreas boscosas que le permitirán encontrar pareja”.

    Dado que los felinos nativos tienen amplio rango de desplazamiento y que este individuo rescatado corresponde a una hembra adulta proveniente de esta zona, es probable que antes de los incendios ya hubiera recorrido este territorio, y que lo conozca en su dinámica ecológica y física, por lo tanto, las probabilidades de reinserción y sobrevivencia exitosa son muy altas.

    El cordón costero de la Región de O’Higgins es riquísimo en biodiversidad, destacando felinos nativos como el Gato Guiña, otros mamíferos como el chingue, zorros culpeo y chilla y varias familias de roedores. En aves hay una gran cantidad de especies diferentes que habitan en los bosques esclerófilos y matorral espinoso, como son el aguilucho, el jote, el cernícalo, la turca, el tapaculo, la codorniz, los chunchos y los pequenes, entre otras. Anfibios y reptiles como la culebra de cola larga y cola corta, lagarto chileno, gruñidores, sapo de rulo, Alsodes nodosus y cantillanensis, y en general el 60% aproximado de las especies que habitan en esta región se distribuyen por los cordones de la serranías costeras. Se estima que sólo el 1 por ciento de los ejemplares de las diversas especies logra sobrevivir a los incendios forestales.

    Fuente: SAG

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...