• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El campesino Héctor Reyes Corvalán “sufrió un violento ataque con balas de goma y quemaduras en gran parte de su cuerpo“, durante un desalojo de tierras perpetrado por la policía en el paraje Suncho Pampa, departamento Pellegrini, en Argentina.

    Así lo denunció La Pastoral Social y de Derechos Humanos de la iglesia de Santiago del Estero, que también señala que “un empresario viene avasallando la dignidad y derechos de las familias campesinas que ancestralmente son dueñas de sus tierras”.

    Corvalán fue trasladado de manera urgente a Tucumán, con diagnostico grave, y se encuentra alojado en terapia intensiva desde entonces.

    Desde el Movimiento Campesino de Santiago del Estero explicaron que la jueza María Cecilia Paskevicius, del Juzgado Civil de Tercera Nominación, ordenó el desalojo de la familia campesina. El operativo contó con aproximadamente diez policías, dos oficiales de justicia y el empresario cordobés Néstor Quesada, al que seguían dos camionetas con gente a su cargo.

    En el desalojo se registraron destrozos y Corvalán recibió disparos de tacos de goma y sufrió gravísimas quemaduras. Además, mataron a sus perros y desaparecieron unas 200 cabezas de ganado.

    “Mi marido tiene 56 años. Es nacido y criado en las tierras del paraje Suncho Pampa, departamento de Pellegrini, provincia de Santiago del Estero, de donde quieren desalojarnos. Allí también vivió su padre y todos sus hermanos. Nunca habíamos tenido problema, hasta que empezaron a ingresar a nuestras tierras con topadoras, nos mataron los animales y nos voltearon los hornos. Quesada dice haberlas comprado; no sabemos a quién, si somos nosotros los que tenemos los planos y somos nosotros los que pagamos las boletas”, expresó María Rosa Frías, la mujer de Corvalán, a Página12.

    El conflicto por este territorio data de agosto de 2012, con el empresario cordobés Néstor Quesada. Las hectáreas en conflicto son un total de 270, y serían de Héctor Reyes Corvalan, María Rosa Frías, Ramón Díaz, Ana Corvalan, José Luis Corvalan. Las familias conjuntamente con organizaciones zonales, la Mesa Parroquial de Tierra Nueva Esperanza vienen resistiendo el desalojo, y denunciaron que durante todos estos años fueron víctimas de amenazas de muerte con armas de fuego, daño en el campo, incendio de cercos, matanzas de animales, todas situaciones que fueron denunciadas.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...