• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Como una exaltación a su vitalidad y a su “capacidad de volver a componer con gusto” define el cantautor brasileño Gilberto Gil su nuevo disco “Ok ok ok”.

    El célebre artista, uno de los más músicos del país amazónico más conocidos en el mundo,  autor de 60 discos y ganador de 7 grammys, le canta a la vida a sus 76 años, tras superar una grave enfermedad que lo tuvo al borde de la muerte.

    Se trata de su nueva producción con canciones inéditas tras ocho años de silencio y el sexagésimo disco de su carrera.

    El nuevo álbum está disponible para ser escuchado integralmente en todo el mundo a partir de la plataforma Apple Music, pero cuenta también con ediciones en CD y vinilo.

    El trabajo reúne doce canciones que Gil comenzó a componer durante la difícil convalecencia que afrontó en 2016, cuando llegó a ser hospitalizado en cuatro oportunidades tras ser diagnosticado con un síndrome cardiorrenal, una combinación de insuficiencia renal con insuficiencia cardíaca, se lee en una reseña publicada por el portal efefuturo.com.

    Le canta a la vida a sus 76 años, tras superar una grave enfermedad que lo tuvo al borde de la muerte. Foto Web.

    “Creo que sí, que se trata de un disco sobre la superación, considerando que pasé dos años cuidando la salud”, dijo el cantante, que fue uno de los impulsores en la década de 1960 del movimiento cultural de protesta Tropicalista.

    Pese a que el disco recibió el nombre de la única canción con mensaje claramente político (Ok ok ok), las demás son homenajes a miembros de su familia, incluyendo a su primera bisnieta y a los dos médicos que le salvaron la vida.

    También lo dedicó a sus nuevas amistades: la periodista Andrea Sadí y la actriz María Ribeiro, y a un amigo, “Sereno”, a quien no pudo acompañar cuando cumplió 100 años debido a que estaba hospitalizado.

    “Fueron personas a las que me aproximé durante esa etapa difícil de mi vida o que fueron importantes en el período”, afirmó al referirse entre otros a la doctora Roberta Saretta, a la que le dedica “Quatro pedacinhos”, por haber sido la responsable de una biopsia en que le arrancaron “cuatro pedacitos de mi corazón”.

    El trabajo reúne doce canciones que Gil compuso durante la difícil convalecencia que afrontó en 2016. Foto Web.

    Gil admitió que demoró mucho para bautizar el disco y que podía haberle dado el nombre de cualquier otra de las composiciones o de algo ajeno al disco, pero que al final, cuando lo presionaron, respondió “Ok ok ok”.

    Para Flora Gil, su esposa y que comandó la producción del disco, el “ok” también es una constatación de su actual estado de salud.

    “Pienso que Gil fue caminando entre homenajes y lindos acordes para decir que ahora todo parece estar ‘ok’ con él”, afirmó.

    Pese a tratarse de un canto a la vida, el disco ya nace polémico por incluir la composición “Ok ok ok”, que ya había sido lanzada como un sencillo en 2017 y en la que quien ya fue ministro de Cultura, secretario de Medio Ambiente, candidato a alcalde, preso político, exiliado y líder partidario y ecologista responde a quienes le exigían que se pronunciara sobre la grave situación política y social de Brasil.

    Pero Gil, autor de clásicos como “Louvaçao”, “Expresso 2222” y “Aquele abraço”, prefiere negarse a responder porque, como explicó, “pensé, pensé y pensé y llegué a la conclusión de que no sirve de nada tener una opinión, que los hechos son contradictorios, que no se pueden agrupar las cosas buenas a un lado y las malas al otro porque todas están mezcladas”.

    Anunció concierto para el mes de febrero. Foto Web.

    El cantautor aseguró que la canción es una denuncia a un momento histórico en Brasil y una respuesta a quienes usan el poder que les dan las nuevas tecnologías para agredir a quienes piensan contrario, como al cantautor Chico Buarque por su enérgica defensa del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva o a él mismo por ser negro.

    “Pero es también una reivindicación de la autonomía del poeta que, pese a que, como dice la propia canción, es solidario con el sufrir del pobre, tiene su libertad como poeta”, explicó.

    Pese a ser un músico prolífico, “Ok ok ok” es no sólo el primer disco con canciones inéditas de Gil desde 2010, cuando lanzó “Fé na festa”, sino el cuarto en dos décadas.

    Los otros dos fueron “Quanta” (1997) y “Banda larga cordel”, que lanzó en 2008, cuando se tomó una licencia en sus últimos meses como ministro de Cultura de Lula para componer tras once años de silencio.

    En el marco de la promoción de este disco, Gil realizará los días 8 y 9 de febrero próximos el show “Gilberto Gil OK, OK, OK” en la sala principal del Teatro Castro Alves de Salvador Da Baia.

    Se tratará de una presentación íntima que reunirá amigos y familia,  donde el cantante celebra la nueva fase en su carrera y de su vida

    Otras notas de interés:

    Caetano Veloso, Gilberto Gil y Chico Buarque se suman al manifiesto contra Bolsonaro

     

    Travesti es brutalmente golpeado en Brasil

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...