• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.


    Estelas suaves. Líneas musicales y palabras simples que van envolviendo lentamente al escuchante. Todo el nuevo –segundo- trabajo de Elizabeth Morris va construyendo, sin que el que lo escuche tenga mucha conciencia de eso, un universo acogedor, cercano, amigable y enriquecedor. A eso ayudan el cruce de las guitarras, de los instrumentos del folclor latinoamericanos, con violines, cellos y violas, que construyen este campo propio, y que continúan la labor ya iniciada el 2002 cuando publicó su álbum debut titulado Hacia otro mar., y que anteriormente nutrió con composiciones a Magdalena Matthey, Francesca Ancarola, entre otras, o que despierta el interés de Pedro Aznar por apoderarse del tema “Décimas”.
    Esa misma construcción y cadencia se nota en las dos composiciones instrumentales que incluye la producción, donde la guitarra, y el clarinete en un caso y los quenachos y zampoñas en el otro, van delineando un camino o los senderos que Morris recorre sin temores o sin miedo a que la acusen de engancharse de manera abierta a la tradición de Violeta Parra (“Adiós que se va Segundo”), o a la de la Nueva Canción Chilena, como aparece en “Esperanza y yo”, tema escrito en autoría compartida con José Seves de Inti-Illimani.
    Pero el nuevo trabajo no solo refleja eso, sino que la instala en su múltiple rol de compositora, autora, arregladora, instrumentista de una diversidad de estos y más. El discos y cada uno de sus temas evidencia, a la vez, la raíz que Morris lleva con ella, que aflora quizás de una manera no pensada, no consciente y que responde a una su búsqueda personal, a la construcción que inicio en su estar fuera de Chile, que siguió en su posterior regreso y que se construye cada vez en su hacer, en su relacionarse con quienes la acompañan en este trabajo y a las que ellas también retribuye.

    Temas:
    1. Esperanza y yo (José Seves y Elizabeth Morris). 2. Aurora. 3. Estelas de luz. 4. La barca emplumada. 5. Al galope. 6. Adiós que se va Segundo (Violeta Parra). 7. Piensabien. 8. Noche de Cauquiles. 9. Canción de agua y viento. 10. Itza. 11. Nazca.

    Músicos: Elizabeth Morris (voz, guitarra, charango, tiple, cuatro puertorriqueño, bombo, cajón peruano, sicus, quenacho, chajchas, maracas, caxixi, campana y semillas), José Seves (guitarrón mexicano), Hermes Villalobos (flauta), Aline Gonçalves (flauta baja y clarinete), Tilo González (darbuka), Jovanni Novoa (sicus, quenachos, zampoñas y saxo), Ítalo Cartes (charango), Cristian González (violín), José Tomás Rivas (viola), Cristian Gutiérrez (cello), Magdalena Matthey (coros), Greco Acuña (bongó, tumbadoras, udú, campana, maracas, clave, caxixi, platillos, templeblock, tambores batá, crótalos, darbuja, caja, surdo y djembé).

    Sello: Oveja Negra , (P) 2008

    http://www.myspace.com/elimorris

    Por Jordi Berenguer

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...