• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Las fuerzas policiales brasileñas mataron a 736 personas en el estado de Río de Janeiro (sureste) entre febrero y julio, en los seis primeros meses de la intervención militar que decretó el Gobierno, dijo a Sputnik uno de los coordinadores del Observatorio de la Intervención, autor de la investigación, Pablo Nunes.

    “Las muertes provocadas por la policía llegaron a 736, aumentaron un 36% respecto al mismo periodo del año pasado. Es gravísimo, un absurdo”, denunció Nunes.

    El Observatorio de la Intervención está coordinado por el Centro de Estudios de Seguridad y Ciudadanía de la Universidad Candido Mendes de Río de Janeiro, y cuenta con el apoyo de decenas de entidades y activistas del estado.

    A mediados de febrero, el presidente de facto brasileño, Michel Temer, firmó el decreto de la intervención federal, que supuso apartar a los responsables de la seguridad del Gobierno del estado de Río de Janeiro y puso en su lugar a altos mandos de las Fuerzas Armadas.

    En su momento, Temer defendió la decisión como una “jugada maestra” que resolvería la creciente violencia en Río de Janeiro, pero para los expertos el balance hasta el momento es totalmente negativo. La decisión de Temer es inédita en la democracia brasileña y, en principio, termina el 31 de diciembre.

    La militarización de Río de Janeiro no ha detenido la violencia (Foto web)

    La mayoría de indicadores de crímenes más violentos se mantienen altísimos, pero la letalidad provocada por la policía aumentó exponencialmente, algo que, según Nunes, se debe, en parte, a la permisividad de los altos mandos militares hacia sus nuevos subordinados, los policías que patrullan las calles, que hasta ahora dependían del Gobierno de Río.

    “No hay ninguna acción, ningún gesto. Nadie dice que esos números son inaceptables, y ese silencio es prácticamente una aprobación tácita para que (los policías) puedan seguir actuando de esa forma”, criticó Nunes.

    Entre febrero y julio de este año, en el estado de Río hubo 2.617 homicidios dolosos (cuando no se tiene intención de matar) y 99.571 robos. También se registraron 4.850 tiroteos frente a los 3.477 contabilizados en los seis meses previos a la intervención, y dejaron un total de 742 muertos y 620 heridos.

    Además, en los seis meses en que las Fuerzas Armadas controlan el estado de Río fueron asesinados 51 agentes de seguridad.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...