• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La justicia federal del estado de Altamira, en Brasil, multó a la empresa Norte Energía, responsable de la hidroeléctrica de Belo Monte y la Unión por un monto de 900 mil reales (unos 237 mil dólares) por la demora en realizar obras para la reestructuración de la Fundación Nacional del Indio (Funai) en la región, previstas en la licencia ambiental de la planta.

    De acuerdo con el Ministerio Público Federal (MPF), autor de la acción de 2014, el emprendimiento requería intensificar las tareas del órgano indigenista, demandando mayor estructura, logística y profesionales para atender todas las demandas de los nueve pueblos indígenas alcanzados por las obras, lo cual fue incumplido por la empresa.

    Según la decisión judicial, la demora en el cumplimiento de estas acciones provocó graves daños a los indígenas. Sin la reestructuración, la Funai quedó impedida de acompañar a los pueblos y los programas de compensación y mitigación previstos en la concesión de licencias.

    La previsión de reestructuración de la Funai, en la región del medio Xingu, ya constaba en la primera licencia concedida al proyecto de Belo Monte en 2010. “Aún así, entre 2010 y 2014, cuando el MPF buscó al Poder Judicial, lo que se vio fue la desestructuración total de la institución. Sin sede propia, todos los puestos retirados de las aldeas y con el 72% menos funcionarios para atender a los indígenas que antes de las obras”, dijo la asesoría del MPF.

    En enero de 2015, considerando grave la situación, la Justicia Federal en Altamira dio plazo de 60 días para que se presentara un plan para la reestructuración. Un año después, en enero de 2016, el plan aún no había sido elaborado, lo que llevó a la jueza Maria Carolina Valente do Carmo a determinar la paralización de las obras. Pasados ​​dos años del orden de paralización, la reestructuración está siendo efectuada y la sede de la Funai está casi finalizada para inauguración en Altamira.

    El valor de las multas se destina a un fondo nacional para acciones en defensa del medio ambiente. Por su parte, la empresa Norte Energía informó que viene cumpliendo con sus obligaciones legales, en especial en cuanto a cumplir con las normas ambientales del emprendimiento.

    Hasta el BID dice que Hidroaysén es ejemplo de conflictos sociales y ambientales

    Una centena de hidroeléctricas amenaza los pueblos de la selva amazónica

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...