• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Chile se ha ido transformando en el país de los “parches”; temerosos, el mundo político y sus autoridades, de encarar de frente los problemas.


    La reforma al Binominal es un ejemplo. En lugar de abocarse a la profunda reforma del sistema electoral, todo lo reducen a la discusión por un simple barniz para satisfacer las demandas de una pequeña minoría electoral, ignorando el generalizado clamor ciudadano.

    Del Transantiago: ¡Qué decir! Algo que debió haberse enfrentado con decisión, voluntad política y valor, y con solidaridad con las clases menos afortunadas, se transformó, sin embargo, en una sucesión interminable de remiendos y de errores en grave perjuicio del erario nacional y de la mayoría de los trabajadores, ancianos, estudiantes, enfermos y discapacitados, con una tozudez que excede los límites de la razón y la paciencia.

    Ahora, con el tema del “sueldo ético”, volvemos a lo mismo cuando es la oportunidad de hacer justicia a las Pymes, a la par de dignificar el sueldo del trabajador y disminuir el desempleo.

    ¿Cómo es posible lograrlo? Muy fácil; y sin burocracia, donde acostumbra a quedarse enredado parte importante de los aportes estatales destinados a beneficiar a los más desposeídos. Bastaría que las Pymes; Mediana, Pequeña y Micro empresas, calificadas así de acuerdo al promedio de sus ventas mensuales; pudieran descontar del IVA un porcentaje de la diferencia que separa el sueldo mínimo del sueldo ético, de acuerdo a su categoría como empresa.

    ¿Y las grandes empresas? Ellas deberían, solamente, responder al llamado de sus conciencias, sin que ninguna Ley las obligue a pagar el sueldo ético, que no debería llamarse sueldo ético, sino sueldo justo. Así, con una pequeña intervención reguladora y aporte temporal del Estado, todo se resolvería voluntariamente, con ecuanimidad, sin dar espacio a la verborrea demagógica electoralista.

    Atentamente

    Víctor Catalán Polanco

    Presidente Comisión Política

    Partido Regionalista de los

    Independientes (P.R.I.)

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...