• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El ex secretario general del Movimiento de Izquierda Revolucionaria -MIR-, Andrés Pascal Allende, señaló que el actual ministro de Cultura del gobierno de Piñera, Mauricio Rojas, “nunca fue militante” de dicha organización.

    En declaraciones realizadas al diario La Tercera, Pascal Allende dijo que él “no conoció” a Rojas porque éste “no fue militante del MIR”. La nota del matutino agrega que el ex dirigente, ante las dudas, hizo averiguaciones entre ex participantes del MIR, tanto en Chile como en Suecia, y allí tampoco figura como parte de sus estructuras.

    La nota de La Tercera detalla que las indagatorias han arrojado que, aparentemente, durante el Gobierno de la Unidad Popular Rojas, Rojas estuvo en Europa, volviendo a fines de 1972, para entrar a estudiar Derecho a la Universidad de Chile, “donde se vinculó a un grupo de trotskistas que dirigía un estudiante de apellido Vallespín, pero que no tuvo relación con el MIR”.

    Tras el golpe de Estado, y una vez en Suecia, “durante un breve período se reunió con exiliados chilenos, pero pronto fue variando en su posición política, hasta que entró a un centro de estudios de derecha ligado al Partido Liberal sueco. A esa colectividad representó las dos veces en que fue parlamentario en Suecia”, agrega la nota del matutino.

    Frente a estos cuestionamientos y dudas acerca de su “militancia” en el MIR, el ministro insistió en su punto y llamó a sus detractores a “investigar un poquito mejor. Les recomiendo leer ‘Diálogo de Conversos’; ahí van a tener exactamente qué es lo que hacíamos: Miguel Enríquez estuvo dos veces en mi casa, se la facilitamos para que se reuniera el comité central del MIR, donde yo vivía, en la calle Catedral”.

    Para Rojas, las suspicacias en torno a su historia de vida tiene que ver con que “a veces te tratan de empequeñecer o enlodar por cosas. Hay algunas personas que creen o tal vez les duele que alguien que realmente viene de ahí, que creyó, que se jugó, que estuvo dispuesto, reflexiona y dice ‘ese era un mal camino’, y te explica por qué, además, y te lo explica con la verosimilitud de alguien que ha estado allí. Yo creo que eso siempre puede causar un efecto un poco así, de ganas de negar este testimonio”, afirmó Rojas.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...