• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un duro revés sufrió el bando comandado por Michelle Bachelet. José Miguel Lucero, el fotógrafo del Ministerio Secretaria General de la República, denunció un caso de homofobia en su puesto de trabajo.

    El hecho ocurrió en su oficina ubicada en Moneda 1160. El acto denunciado, el último de las denuncias previamente realizadas, se resume en un papel con el mensaje “Muerte al fleto Lucero” con recortes de revistas y un cuchillo clavado en la mesa.

    Ante este escenario, Lucero decidió fotografiar la amenaza y hablar con un abogado del lugar. Posteriormente prestó declaraciones a la Policía de Investigaciones para interponer una denuncia por amenazas de muerte. El Ministerio Público se encuentra realizando las investigaciones necesarias para resolver este delicado caso de homofobia.

    Lamentablemente, no es el primer episodio que Lucero ha tenido que soportar dentro de este departamento. Anteriormente habría recibido una carta con el siguiente mensaje:

     

    “Esta es la última advertencia, no habrá otra carta. Ándate de la Segpres o te vamos a matar, conocemos todo sobre ti, te queremos muerto, con nosotros no se juega maricón reculiao, donde te pillemos te matamos reconcha de tu madre, te queremos bien muerto y lejos de aquí, eres una mierda de persona”.

    Sumado al escrito anterior, el fotógrafo vivió un asqueroso y desagradable momento. Según consigna El Mostrador, cuando José Miguel se encontraba con su pareja en su domicilio, decidió sacar un libro de su mochila. Al no encontrarlo, decidió asomarse y notó un desagradable olor: Habían sustituido su libro por papeles higiénicos con excremento.

    Ante todos estos actos, la Segpres decidió abrir un sumario interno. El principal sospechoso es un dirigente de la Asociación de funcionarios, quien tendría tratos vejatorios contra él.

    Como indica El Dínamo, debido a estos acosos, Lucero ha sufrido cuadros de angustia, estrés, insomnio y ha tenido que visitar de forma recurrente a un psiquiatra.

    El Movilh no quedó indiferente ante esta discriminación y pedirá una reunión con el titular de la cartera para resolver este problema y se tomen las medidas necesarias para que no se vuelvan a repetir.

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...