• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La Corte de Apelaciones suspendió por cuatro meses a la jueza titular del Primer Juzgado Civil de Valparaíso, Patricia Montenegro, luego que se ratificara su participación en hechos considerados como maltrato laboral. Esto, luego de que la magistrada fuera grabada mojando el asiento de otra funcionaria.

    Según afirmó El Mercurio de Valparaíso, también se dictaminó la apertura de un cuaderno de remoción, por las denuncias comprobadas de acoso laboral. En esta tónica, el ministro Raúl Mera detalló que la resolución ya fue notificada, determinando “imponerle a la jueza Montenegro una suspensión de funciones por cuatro meses, que es la máxima sanción que la Corte está autorizada a imponer de acuerdo al Código Orgánico de Tribunales”.

    “Además, se solicitó a la Corte Suprema, si lo tiene a bien porque es una facultad exclusiva de ella, abrir un cuaderno de remoción, porque los jueces tienen inamovilidad, y sólo la Corte Suprema puede remover a un juez”, complementó Mera.

    Los hechos se remontan a agosto pasado, luego que una funcionaria del tribunal dio cuenta que en cuatro ocasiones llegó hasta su escritorio al inicio de su jornada laboral, percatándose que la silla estaba mojada. Así, luego que los encargados del recinto revisaron las cámaras de seguridad, constataron que la jueza aparecía en las imágenes derramando un líquido en la silla de la afectada.

    De acuerdo al reporte de El Mercurio de Valparaíso, esta habría sido la principal prueba para acreditar el comportamiento de la magistrada Montenegro, producto de lo cual, en agosto pasado, se inició un sumario en el cual declararon 21 testigos, y que también arrojó otras denuncias de maltrato por parte de la jueza.

    En específico, varios trabajadores acusaron que Patricia Montenegro les impedía participar en actividad de celebración tradicionales para los funcionarios del poder judicial, tratándolos de “flojos”, “ineptos”, “inútiles”, “muertos de hambre” y “descerebrados”, entre otros insultos.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...