• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La Corte Suprema confirmó la sentencia que condenó al Estado de Chile a pagar una indemnización total de $150.000.000 (ciento cincuenta millones de pesos) a las hermanas de Héctor Roberto Rodríguez Cárcamo, detenido y desaparecido el 19 de septiembre de 1973, en la ciudad de Concepción.

    En fallo unánime, la Segunda Sala del máximo tribunal -integrada por los ministros Hugo Dolmestch, Carlos Künsemüller, Lamberto Cisternas, Manuel Antonio Valderrama y Jorge Dahm- ratificó la sentencia impugnada que condenó al fisco a pagar $75.000.000 (setenta y cinco millones de pesos) a cada una de las dos hermanas del Rodríguez Cárcamo, quien estudiaba filosofía en la Universidad de Concepción al momento de su detención y desaparición.

    “Que la sentencia recurrida, en lo que interesa al recurso, expresa que si bien el daño moral no es susceptible en sí de ser avaluado materialmente, puesto que una suma de dinero no ha de suprimir los efectos de quien lo padece, el tribunal puede fijar prudencialmente una cantidad que permita, a lo menos, morigerar sus efectos”, indica el fallo.

    “En consideración a ello y teniendo presente que se acreditó el daño moral que les causó a las actoras la detención y posterior desaparición de su hermano, dolor de carácter excepcional, los juzgadores aumentaron el monto de la indemnización, la que fijaron prudencialmente en la suma de $ 75.000.000, para cada una de las demandantes”, añade el dictamen.

    Finalmente, la resolución establece que “al analizar esta impugnación formal no debe olvidarse que el vicio denunciado aparece solo cuando la sentencia carece de las consideraciones de hecho y de derecho que le sirven de fundamento, no así cuando aquéllas no se ajustan a la tesis sustentada por el reclamante. Y del mérito de los antecedentes es posible constatar que el fallo sí contiene las reflexiones que llevaron a los juzgadores -luego de ponderar los antecedentes y alegaciones efectuadas- a acoger la demanda y a establecer el monto de la indemnización”.

    “De modo tal que lo impugnado por el recurrente más que la ausencia de razonamientos jurídicos, ha consistido en el hecho que éstos no hayan sido favorables a sus intereses, constituyendo esta crítica un cuestionamiento de carácter sustantivo y no uno que amerite la invalidación de lo resuelto por razones de orden únicamente formal”, concluye la sentencia de la Corte Suprema.

    Héctor Roberto Rodríguez Cárcamo, soltero, estudiante de Filosofía de la Universidad de Concepción, simpatizante de Izquierda, fue detenido el 19 de septiembre de 1973, alrededor de las 21:00 horas, en su domicilio de la ciudad de Concepción por efectivos de Carabineros de la 4a. Comisaría, en presencia de su madre, Yolanda Cárcamo.

    Los policías procedieron a allanar la vivienda, especialmente el dormitorio del joven, a quien acusaban de ser jefe del MIR, no encontrando ni llevándose nada. Luego, fue conducido a las dependencias de la mencionada Unidad Policial, que posteriormente pasó a ser la 1a. Comisaría. Los hechos ocurrieron en la hora de toque de queda que regía en la zona.

    Según declaró el Teniente de Carabineros Alex Graft Conus, miembro del Servicio de Inteligencia de Carabineros que funcionaba en ese recinto, uno de los aprehensores habría sido el subteniente Renato Rodríguez Sullivan. Este manifestó a su vez recordar que el afectado llegó ese día a la comisaría y no fue registrado en el libro de partes, “en atención a que venía detenido como extremista”, por lo que pasó directamente a disposición del Servicio de Inteligencia de Carabineros y del Ejército que allí funcionaba.

    No obstante, el arresto fue negado en ese recinto en reiteradas ocasiones a la familia y, cuarenta días después, el mismo Teniente Graft informó a la madre que efectivamente había estado detenido allí, pero que había sido dejado en libertad al día siguiente. Desde entonces, se encuentra desaparecido.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...