• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En un fallo dividido, la Corte Suprema rechazó un recurso de amparo presentado por el ex fiscal militar en Dictadura de Cautín, Alfonso Podlech Michaud. La acción buscaba dejar sin efecto su procesamiento como autor de los delitos de apremios ilegítimos y homicidio calificado de Daniel de los Ángeles Mateluna Gómez y José María Ortigosa Ansoleaga, perpetrados en Temuco, en octubre de 1973.

    La decisión fue asumida con el voto favorable de los ministros de la Segunda Sala del máximo tribunal, Hugo Dolmestch, Manuel Antonio Valderrama, Jorge Dahm y el abogado integrante Antonio Barra, quienes confirmaron la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Temuco.

    A juicio de los ministros, la resolución de someter a proceso a Podlech con la consecuente orden de arresto domiciliario total fue decretada por una autoridad competente, en uso de sus atribuciones, donde el ex fiscal había sido debidamente representado.

    Por ello, no se advirtió ilegalidad alguna en la decisión que asumió el ministro Álvaro Mesa Latorre, quien investiga causas por violaciones a los Derechos Humanos.

    La decisión de rechazar el amparo presentado por el abogado Víctor Carmine Zuñiga, en representación de Alfonso Podlech, fue adoptada con el voto en contra del ministro Carlos Künsemüller.

    Sobre las víctimas, Daniel Mateluna Gómez fue víctima de allanamientos y amenazas a sus familiares por parte de Carabineros en los días posteriores al Golpe, por lo que, para evitar más represalias, se presentó voluntariamente al regimiento Tucapel.

    De ahí fue ingresado a la cárcel pública de Temuco el 17 de septiembre, donde se le vio hasta fines del mismo mes, con claras señales de torturas. El 2 de octubre lo trasladaron de vuelta a Tucapel, donde se le vio por última vez. Los militares argumentaron que se intentó fugar y lo fusilaron.

    Ortigosa Ansoleaga, en tanto, fue acusado de mantener una escuela de guerrillas por la Fiscalía Militar y detenido por la PDI el 21 de septiembre de 1973. Al igual que Mateluna, pasó por la cárcel y después de vuelta al regimiento Tucapel, con claros signos de haber sido torturado, fue también asesinado bajo la mentada “ley de fuga”.

    Foto Portada: Radio Bío Bío

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...