• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El pasado jueves, la fiscalía y personal de Carabineros allanaron los obispados de Valparaíso, Chillán, Concepción y Osorno, tras una orden dispuesta por el Tribunal de Garantía de Rancagua, en el marco de la investigación por presuntos abusos cometidos por miembros de la Iglesia Católica.

    Operativo en Concepción

    A las 11 horas del jueves llegó el fiscal jefe de Graneros, Sergio Pérez, a la sede eclesial porteña. Según el reporte de La Tercera, el persecutor buscaba dos tipos de documentos. “Los que tienen que ver con investigaciones previas que realiza normalmente el obispado, cuando toma conocimiento de un hecho que pudiera afectar la sexualidad de un menor de edad, y luego las investigaciones canónicas”, precisó.

    Alrededor de la misma hora, el fiscal Sergio Moya y personal del OS-9 de Carabineros arribaron al Arzobispado de Concepción. La diligencia en la capital del Biobío se extendió hasta las 16.30 horas, de acuerdo a LT.

    “Encontramos toda la información que necesitábamos, son al menos 300 carpetas”, detalló Moya, quien agregó que se tomaron “al menos cinco testimonios, que dieron antecedentes que consideramos útiles plasmar en una declaración”.

    Respecto de la información que ha entregado anteriormente el arzobispado a la Fiscalía Regional de Concepción, el fiscal afirmó que “no dice relación con lo que estamos indagando, nosotros estamos buscando otro tipo de información. En ese sentido, existe una coordinación tanto con el fiscal regional Arias como con la fiscal regional del Biobío, Marcela Cartagena, ahora si coincide o no la información es algo que solamente vamos a poder calificar una vez que analicemos las carpetas”.

    Con los cuatro allanamientos realizados el jueves, el Ministerio Público completó 16 ingresos con incautación de documentos desde edificios eclesiásticos, enmarcados en la indagatoria por las numerosas denuncias de abuso contra religiosos.

    La Fiscalía Nacional ha informado que en Chile permanecen 119 investigaciones abiertas contra miembros de la Iglesia Católica. Asimismo, ha establecido que existen 167 imputados: siete obispos, 96 sacerdotes, cuatro diáconos, 30 religiosos (no sacerdotes) y10 laicos, además de 20 personas sin información, según LT.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...