• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La negociación para fijar el reajuste del sector público es el principal pacto que tienen los trabajadores del Estado con su empleador. De hecho, por estos días está en plena marcha la mesa para lograr un acuerdo sobre el monto del reajuste salarial. Pero esta negociación no es la única que tienen los funcionarios: durante el año hay un sin número de encuentros, pues las relaciones laborales en el sector público son bastante activas. Así se desprende del primer estudio denominado “Encuesta Anual para el Diagnóstico de las Relaciones Laborales en la Administración Central del Estado” (Enclace), elaborado por la Universidad Alberto Hurtado.

    Dentro de los principales resultados que arrojó la encuesta, más del 90% de los servicios encuestados declara que cuenta con al menos una asociación nacional de funcionarios. Esto dista mucho de lo que ocurre en el sector privado, donde sólo un 8,9% de las empresas tiene un sindicato. Ahora bien, en el desglose, se señala que el 62,1% de los servicios del Estado cuenta con estructuras sindicales a las que se encuentran afiliadas sus asociaciones, como la ANEF, o centrales sindicales y confederación. Específicamente, el 50,1% corresponde a otros sectores (Educación, Agricultura, Viviendas, entre otros) y el 74,2% a salud.

    Además, el 94,1% de los servicios en el sector salud y el 63,1% en los otros sectores poseen dos o más asociaciones de funcionarios. Esta división asociativa es incluso más acentuada que en el sector privado, donde sólo un 39,4% de las empresas presenta algún grado de paralelismo sindical.

    Uno de los resultados que llamó la atención del estudio es la cantidad de trabajadores a honorarios que están bajo el alero de un sindicato. De acuerdo al informe, más del 20% de los servicios cuenta con al menos una agrupación exclusiva de trabajadores a honorarios. Más en detalle, en el sector de salud, el 23,5% de los servicios tiene agrupaciones o sindicatos de honorarios, mientras que en los demás sectores la cifra alcanza el 21,4%. Bajo este antecedente, el reporte precisó que de acuerdo a estadísticas de la Dirección de Presupuestos (Dipres), el número de trabajadores a honorarios en el sector público ha crecido en los últimos años.

    “La mayor parte de estos trabajadores son integrados en la modalidad de jornada parcial o, cuando son integrados en la modalidad de jornada completa, lo hacen a puestos de trabajo que no se extienden por más de un año los trabajadores a honorarios han tendido a organizarse en asociaciones o sindicatos propios con el propósito de dar fuerza a sus demandas específicas en el Estado”, indica la encuesta.

    Otra de las aristas que aborda el estudio es el grado de formalidad de las negociaciones en el sector público. En este punto, cabe destacar que actualmente no existe una ley que regule la negociación colectiva en el sector público. Por ello, la encuesta identificó un importante grado de informalidad en los acuerdos resultantes de las mesas de negociación. De las mesas declaradas que concluyeron en el sector salud, el 33,3% finalizó en acuerdo oral. Esta cifra es aún mayor en los otros sectores (49,6%).

    El informe advierte en este punto que sin importar la razón de la baja formalidad en las negociaciones, “el carácter oral puede generar tensiones entre las partes a mediano y largo plazo, puesto que permite que los compromisos sean reinterpretados y dificulta la existencia de un sistema de seguimiento del acuerdo”.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...